Vida Cotidiana

Nuevo Programa

Tuvo que pasar la administración de Eduardo Olmos Castro y cuatro meses de la actual, para que se dieran cuenta que el actual reglamento de Vialidad es obsoleto, el cual en su momento, no dio resultados. Recuerdo que fue Rodolfo Walss Aurioles, en su calidad de Secretario del Ayuntamiento de la administración de José Angel Pérez, quien con bombos y platillos anunció las modificaciones al reglamento, las cuales quizás en ese momento eran interesantes, más no lo que la ciudad necesitaba. De entrada, se puede decir que en aquellos años, nunca se pensó en realizar una campaña de concientización, de decirle a la gente que existía un reglamento que se debería de respetar.
Tampoco se les dijo a los oficiales de Vialidad, como a los elementos de Seguridad Pública, ni a los funcionarios municipales, que eran ellos los que deberían empezar respetándolo, de poner el ejemplo. Solamente se mencionaba que no se debería conducir mientras se hablaba por celular y que las mujeres dejaran de maquillarse, mientras manejaban rumbo a sus trabajos o a dejar a los niños en las escuelas. Pero de ahí en adelante, todo fue papel y tinta, por lo cual los accidentes automovilísticos nunca pararon, como tampoco las mismas autoridades respetaron esas leyes que marcan la forma de conducir por el municipio. Ahora, todo indica que la cosa va en serio, que a la actual administración le está preocupando la cantidad de accidentes viales, unos por descuidos, por distracciones, por no respetar el obsoleto reglamento y otros, por conducir a exceso de velocidad y muchos más por manejar en estado de ebriedad.
Ahora se dio inicio a un programa denominado “Conductor Seguro, juntos por una cultura Vial”, el cual tiene la finalidad de que los automovilistas tomen conciencia, manejen con más precaución, a la defensiva y que si toman, no manejen o bien, cuando salgan a alguna reunión, a un antro, lleven a un conductor designado.
El alcalde Miguel Riquelme, mencionó en el inicio del programa algunas frases, las cuales buscarán hacer cultura en los que acostumbran a manejar bajo los influjos del alcohol. Una de ellas es “si traes una copita de más, mejor vete para atrás y deja que otro conduzca por ti”, mientras que la otra es “recuerda que el alcoholímetro te vigila”.


walter.juarez@milenio.com