Vida Cotidiana

Muchas visitas

Tanto el gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez, como el de Durango, Jorge Herrera Caldera, han sorprendido a los laguneros, ya que ahora no hay semana que no se les vea en estas tierras.


Hay gente de la clase política como del sector empresarial, que no dan crédito a lo que sus ojos están observando, ya que en el caso de Coahuila, Moreira Valdez tiene prácticamente dos semanas en las cuales ha tenido mucha actividad, no sólo en Torreón, sino también en algunos municipios de La Laguna.


Por su parte, Jorge Herrera cuando no viene a Gómez Palacio se la pasa en Lerdo, pero su presencia es muy notoria y normalmente, la misma viene acompañada de inauguración de obras o bien, de avisos sobre proyectos futuros a corto plazo.


Son muchas preguntas las que en estos momentos flotan en el aire y algunos sienten que una de las respuestas es que en Coahuila es año electoral, que habrá elecciones intermedias, en las cuales se disputarán diputaciones locales.


Se comenta que el gobernador Rubén Moreira Valdez sabe que Torreón, es el principal bastión del PRI en el estado, ya que la ciudad de Saltillo ahora es manejada por un alcalde panista. Quizás por eso, el que dirige los destinos de Coahuila no quiere sorpresas, está apoyando con todo al alcalde Miguel Riquelme, está anunciando obras, apoyos que hacía mucho tiempo no se veían.


En La Laguna de Durango sucede lo mismo, sabe el mandatario estatal que esta región le dio prácticamente el triunfo, que el voto de los laguneros fue el que lo tiene en la silla estatal, por lo que también es un bastión para su partido el tricolor.


Jorge Herrera Caldera, está consciente que el año que viene, el 2015, no será nada fácil políticamente, ya que habrá sufragios en los que se elegirán diputados federales y senadores, que el voto que salga de la región lagunera duranguense, será fundamental para conseguir que su organismo político, siga manteniendo el poder en el estado.


En estos momentos los preocupados son los miembros de otros partidos, quienes sienten que la pelea no es pareja, ya que todo el apoyo de ambos ejecutivos normalmente es a través del PRI y es quien se lleva la mejor parte. Ahora, hay que esperar a ver si a los dos gobernadores les dura la pila o si sus visitas son flor de un día.


walter.juarez@milenio.com