Vida Cotidiana

Millennians y ‘ninis’

No cabe duda que durante el sismo del 7 de septiembre, así como del registrado el 19 del mismo mes y el último el pasado sábado, los rescatistas voluntarios, las fuerzas armadas, los elementos de Protección Civil, de las diferentes corporaciones y todos aquellos que participaron, sean de la Ciudad de México, del interior del país y del extranjero, se ganaron el respeto de los mexicanos.

Pero algo que llama poderosamente la atención fue la participación de los jóvenes, esa generación de los llamados Millennians, personas nacidas entre los años 1980 y 2000, quienes fueron fundamentales en los rescates, utilizando no solamente sus manos, también toda la tecnología con la que nacieron.

También hay un grupo de jóvenes llamados “ninis”, de quienes se dicen que ni estudian ni trabajan, pero durante las labores de rescate, esos muchachos fueron una fuerza que impulsó los trabajos para sacar personas atrapadas, quienes no solamente se dedicaron a retirar el escombro en un mano con mano, sino que también se la pasaron llevando víveres en motos, bicicletas y en lo que podían.

En un principio se les podía ver con su ropa deportiva, tenis, algunos con mezclilla y botas, sin olvidar sus cascos, los cuales eran de ciclistas, no los que usan los rescatistas. Platicando con varias personas, las mismas estaban orgullosas de esos jóvenes, quienes sacaron la casta, dieron la cara por México minutos después de la tragedia, ya que fueron los primeros en llegar y bajo la dirección de alguien con experiencia, le entraron a los rescates, sin importarles poner en peligro sus vidas.

Entre esos muchachos, había muchas jovencitas que mostraron de que están hechas las mexicanas, quienes durante la mañana, tarde, noche o madrugada, ahí estaban proporcionando ayuda. Claro que no faltaron los niños que ayudaban a recibir las donaciones, los adultos que las empaquetaban y personas de la tercera edad que participaban activamente.

De verdad un reconocimiento a todos los que participaron en los apoyos a los damnificados, pero muy en especial a los Millennians y a los “ninis”. 


walter.juarez@milenio.com