Vida Cotidiana

México-Brasil

Por si algo le faltara a los sufragios a celebrarse el 7 de junio, fecha en que se elegirán 500 diputados federales, nueve gobernadores, 903 presidentes municipales y 16 delegados en el Distrito Federal, la selección mexicana de futbol habrá de enfrentarse el mismo día, a las 15:00 horas, a su similar de Brasil, algo que ya preocupa a los partidos de oposición, mientras que al que se encuentra en el poder, al parecer lo beneficia.

En estos momentos en el país hay un desinterés y desánimo por salir a emitir el voto por cualquier candidato, agregándole que el abstencionismo en muchos procesos electorales es el gran ganador, por lo que el juego entre el tricolor y el seleccionado carioca, habrá de tener a más personas en edad de votar frente a las pantallas de televisión, que en las urnas para emitir un sufragio. 

Gustavo Madero, presidente del PAN sabe que este partido de futbol podría afectar los resultados de las elecciones, sabe que muchos mexicanos habrán de estar más al pendiente del resultado del juego, por lo cual no se ha cansado de gritarle a las autoridades de la Federación Mexicana de Futbol que cambien la fecha del partido.

El temor del dirigente nacional del blanquiazul es más que fundado, ya que sabe que su rival político, el PRI, puede tener la ventaja, ya que por culpa del juego de futbol la gente en edad de votar no emita su sufragio, por lo cual la militancia del tricolor se puede llevar los triunfos sin despeinarse.

En Coahuila y Durango, el panorama se oscurece para los partidos contrarios al PRI, ya que al no contar con militancia, difícilmente podrán pensar en que sus candidatos habrán de conseguir triunfos. En estos momentos los que nada han dicho en torno al partido de futbol son los priístas, ya que ellos saben que este tipo de situaciones los benefician, saben que el abstencionismo es su mejor aliado y por ello en ningún momento habrán de pedir o exigir que se cambie la fecha del mismo.

Gustavo Madero sabe que su partido ya no es el de antes, pero no por ello deja de decir que es muy competitivo, que tiene oportunidad de llevarse triunfos en todos los estados, por lo que el México-Brasil los puede perjudicar. Ya nada más falta que le pidan a la Femexfut que cambien el color de la vestimenta, ya que el verde beneficia a un organismo político y que mejor utilicen un uniforme tipo arcoiris para que así todos estén contentos.



walter.juarez@milenio.com