Vida Cotidiana

Mando Único y sus cifras

El general Sergio Martínez Castuera, Mando Único en La Laguna, dio a conocer cifras importantes sobre los delitos que más se cometen en la región lagunera y lo que más llama la atención es la disminución de los homicidios violentos, así como el robo de vehículos, además, informó que los asaltos a transeúntes, así como los robos a casas habitación van a la baja.

Es de llamar la atención las palabras de Martínez Castuera, quien da a entender que la Comarca Lagunera ha sufrido una transformación, ha dejado de ser esa región sometida por grupos delictivos.

Es de reconocer que los jóvenes han vuelto de nueva cuenta a disfrutar de las noches en bares, antros o en cualquier sitio, en los cuales pasan horas escuchando música, platicando o simplemente quitándose el estrés de la semana.

Los restaurantes han vuelto a ver la luz al final del camino, luego de que durante muchos años se la pasaron esperando comensales, los cuales preferían encerrarse en sus casas ante el temor de ser víctimas colaterales de algún enfrentamiento.

El Mando Especial o Único, fue muy reiterativo al indicar que en estos momentos se pueden observar los parques, las plazas y cualquier lugar de esparcimiento, con mucha actividad, cuando hace algunos años parecían lugares “fantasmas”.

Lo que también llamó la atención fue cuando informó sobre las estadísticas de seguridad en municipios como San Pedro, Matamoros, Francisco I. Madero, Viesca, Tlahualilo y Mapimí, en los cuales tanto los homicidios, asaltos, robos a casas o de vehículos, atracos a comercios y homicidios violentos, prácticamente han desaparecido.

En lo que a secuestros se refiere, el número de los mismos es bajo, por no decir nulo, lo mismo que las extorsiones, principalmente las que se realizan vía telefónica.

Estos números que presentó el General Martínez Castruera, hablan del trabajo que se ha realizado en coordinación con las diferentes corporaciones policiacas, también hablan de la labor que se lleva a cabo, con la cual se ha logrado que los municipios de la región no estén entre los más violentos del país.

En fin, el ambiente es otro, ahora se puede salir de noche con más tranquilidad, pero tampoco se pueden echar las campanas al vuelo, ya que todavía hay homicidios violentos, los delitos del fuero común continúan, lo que demuestra que todavía falta mucho por hacer. 


walter.juarez@milenio.com