Vida Cotidiana

Maestros o ingenieros

A penas regresaron de dos semanas de vacaciones de Semana Santa y los profesores, quienes no sabemos si también son ingenieros o arquitectos, volvieron a construir otro “megapuente” a sus conveniencias.
En algunas escuelas, los mentores decidieron que el día primero de mayo se celebrara el Día del Niño, y como fecha de descanso obligatorio, se recorriera para el viernes, por lo que estos constructores calcularon bien y tendrán un puente de cuatro días, ya que le pidieron a sus alumnos que regresen hasta el martes, ya que el 5 de mayo se festeja la Batalla de Puebla.
No se vale, eso no puede suceder en nuestro país, en donde la educación no es nada buena que digamos. Todavía recordamos aquel paro de labores que hicieron hace unos meses, luego de que les quitaran de su sueldo un impuesto, por lo cual como protesta, decidieron simplemente no dar clases.
No entiendo realmente qué es lo que pasa por la mente de los mentores, no sólo de Coahuila, sino de todo el país, quienes son felices “construyendo puentes”, son felices dejando a los estudiantes sin clases y todo con la finalidad de tomar unos “merecidos” días de descanso.
La Secretaría de Educación Pública, bajo la tutela de Emilio Chuayffet, en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto, ha hablado mucho, todo se le ha ido en palabras, ha mencionado pruebas y más pruebas, las cuales al final de cuentas ni se llevan a cabo.
Ha entrado en dimes y diretes con los profesores, estos últimos nada dejados y quienes para evitar que los obliguen a realizar pruebas que no están dispuestos a llevar a cabo, lo primero que hacen es entrar en paro.
Hay padres de familia que están cansados, que no saben cómo exigir que sus hijos tengan educación de primer nivel, que reciban sus clases como lo marca el calendario escolar y que si los maestros quieren manifestarse, que lo hagan, pero no en horas de trabajo.
Ahora, los niños volverán a las aulas hasta el martes 6 de mayo, obviamente gracias a las gestiones realizadas por los mentores. Hasta cuándo las Secretarías de Educación, tanto en los estados como la federal, habrán de tomar las riendas de la educación, ya que esto se debe de acabar, de lo contrario, los alumnos difícilmente lograrán un nivel óptimo en sus primeros años de estudios.


walter.juarez@milenio.com