Vida Cotidiana

Led y nada, es lo mismo

Mucho se ha dicho, mucho se ha hablado sobre los cambios de las luminarias por luz led y la verdad que entre eso y nada es lo mismo. En un recorrido por algunos sectores en donde se han colocado las lámparas con la supuesta nueva “iluminación”, la única diferencia es que ahora esas calles se convirtieron en verdaderas “cuevas de lobos”.El pleito entre el ayuntamiento y algunos organismos no gubernamentales ha sido por la licitación, la cual no les ha parecido y es que por ahí le encuentran algunos “peros”, lo cual convierte esta situación en un tema que pareciera más personal o político que otra cosa.El sector empresarial también no se encuentra contento con el trabajo de la empresa que realiza el cambio de alumbrado público, la han criticado por la mala calidad de las obras en la colocación del cableado. También se ha mencionado que las zanjas que abrieron no cumplen las especificaciones marcadas, como tampoco la calidad del cable que se ha introducido.Pero más allá de las críticas o ataques hacia el ayuntamiento y la empresa que se contrató, existe una realidad, esa realidad que viven los habitantes de Torreón, que son los que realmente están sintiendo si el cambio de luminarias los ha beneficiado, ha sido lo mismo o simplemente los ha perjudicado.Para empezar, todavía hay muchos sectores en que no se cuenta con alumbrado público, como también en algunos ya se han cambiado las lámparas tradicionales por las de luz led y es ahí en donde los vecinos se quejan, ya que ahora sus colonias se ven lúgubres, se ven tristes, ya que alumbra más una vela que esas nuevas lámparas.En el recorrido, vimos realmente que el nuevo alumbrado no beneficia, no ayuda, ya que es muy poca la luminosidad que se observa y se puede decir que solamente bajo la lámpara es en donde hay luz a medias.Sabemos que el ayuntamiento habrá de tener ahorros en consumo de energía, pero a veces lo barato sale caro y si con las nuevas lámparas se esperaba que la ciudad se viera más iluminada, esto no está sucediendo.Los vecinos se quejan de estas lámparas led y con mucha razón, ya que ahora pareciera que si salen de noche a la calle, lo tienen que hacer acompañados de una linterna o de perdida una veladora. No sabemos de quién es la culpa, pero ese tipo de modernidad no ayuda y sí perjudica. 


walter.juarez@milenio.com