Vida Cotidiana

¿Justicia?

Ante la ineficacia de los cuerpos policiacos, en el interior del país se están viendo acciones ciudadanas, en las cuales se detienen a los que participan en algún hecho ilícito y de inmediato tratan de lincharlos.En algunas ocasiones los presuntos delincuentes han perdido la vida ante la turba enardecida, pero en otras, gracias a la intervención de la policía han logrado salvar la vida.

No cabe duda que tanto va el cántaro al agua hasta que se revienta, por lo que la gente ya se empezó a cansar de la falta de acción de las autoridades. Vemos que en todos lados los delincuentes del fuero común que son detenidos, a los pocos días son dejados en libertad, todo por “falta de pruebas”, para que de nuevo regresen a las calles. Pero si algún juez llega a dejar tras las rejas estos delincuentes, ahí están los de Derechos Humanos para defenderlos, por lo que de todas formas salen libres.

Esto es lo que los mexicanos ya no soportan, por lo que ahora, en muchas poblaciones, principalmente al sur del país, en estados como Oaxaca, Chiapas y en el mismo Distrito Federal o en el Estado de México, se han visto acciones que son de preocupar, ya que lo mismo vecinos de colonias, han atrapado a sujetos que asaltaron algún negocio o bien, a alguna persona, por lo que de inmediato salen en su busca y tras detenerlo, le propinan una severa golpiza, la cual puede acabar con su vida.

Además, estos hechos también se observan en camiones de pasajeros, en donde en muchas ocasiones los delincuentes han sido sorprendidos y golpeados. Pero también en esos mismos camiones han salido los llamados “héroes anónimos”, quienes en muchas ocasiones son policías o soldados, que viajan de civiles hacia sus trabajos, pero lo hacen armados, por lo que al ver que sujetos se suben a las unidades de transporte para asaltar al pasaje, ellos sacan sus armas y abaten a los delincuentes.

No se sabe si es hacer justicia, si es “justicia divina”, pero lo que si preocupa es que cada día se pueden ver como asaltantes, violadores y demás fauna nociva, es atacada por ciudadanos. Ya es tiempo que los gobiernos municipales, estatales y federal actúen, para que no sean los ciudadanos los que apliquen la justicia con sus propias manos. 



walter.juarez@milenio.com