Vida Cotidiana

Inclinan las balanzas

En muchas ocasiones, hemos hablado de la importancia de las bases en los partidos, de las militancias, de los liderazgos, de los o las líderes de las colonias o sectores. En estos momentos de campañas políticas, son estos gestores quienes el día de las elecciones inclinan las balanzas a favor de sus candidatos.Estas personas no aparecen en cámaras, no tienen puestos los reflectores en sus rostros, pero son ellas las que hacen esa labor partidista, esa labor de convencimiento y son quienes al final, dan la cara por parte de cualquier candidato.Saben los o las líderes de las colonias, que su labor es importante, ya que gracias a que se pasan días y noches detrás de los políticos, logran beneficios para los vecinos, logran que les cumplan las promesas.Pero en pago, los políticos reciben la garantía de un determinado número de votos el día de los sufragios. Es por esto que los analistas políticos saben qué partido tiene el control, saben en qué colonias está mejor posicionado.Es también por esto que es fácil comentar que los partidos pequeños, también llamados morralla, en las elecciones no tienen ninguna posibilidad de lograr triunfos, de conseguir que sus candidatos puedan pelearles de tú a tú a los del PRI y del PAN, las principales fuerzas políticas en Coahuila.Ante la falta de simpatizantes, seguidores, militantes y lo más importante, liderazgos, los partidos pequeños prefieren hacer alianzas y de esa manera subsistir, recibir prerrogativas y con sus pocos votos ayudar a los candidatos que van en coalición.En estos momentos y a tan sólo una semana de terminar las campañas, se puede decir que la militancia del PRI es la que podrá inclinar la balanza, que las encuestas mencionan que los candidatos del tricolor tienen asegurados los triunfos en los cinco distritos de la región lagunera de Coahuila.Mientras que por el otro lado, lo que se observa es que en los próximos días la gente de Acción Nacional apoyada por otros partidos como el PRD, PT y algunos otros, en su desesperación habrán de lanzar ataques contra todo lo que se les atraviese, con la finalidad de pegarle al de arriba. En fin, lo bueno de todo es que el Mundial y los triunfos de México, han hecho olvidar estas desangeladas campañas. 


walter.juarez@milenio.com