Vida Cotidiana

Hospital General

Todo empezó con un problema en el banco de sangre en el Hospital General y después vinieron las críticas contra esa institución pública de salud, por la cual han pasado miles y miles de laguneros y la verdad, que este nosocomio no vive, sobrevive y en el mismo o se hace magia o simplemente suceden milagros a diario. Es difícil entender la forma en que ahí trabajan, ya que todos o casi todos, tienen que dar algo más que sus horas de trabajo, tienen que sufrir con muchos pacientes de escasos recursos, le duele al ver que en ocasiones no hay material suficiente para atender el gran número de personas que a diario acuden o bien, para salir adelante en las cirugías que practican.El Hospital General ha subsistido por muchos años, se le han hecho algunas mejoras, pero la realidad es que esta institución de salud, ha sido olvidada por las autoridades, las cuales no han respondido a las necesidades que se tienen para poder dar un servicio como se quisiera. En una ocasión platicando con un doctor, hacía una comparación muy sencilla, pero muy real, ya que comentaba que la diferencia del Hospital General con hospitales o clínicas particulares, era quizá el lujo o la atención personalizada, era como decir estoy en un hotel cinco estrellas o bien en un hotel de tres estrellas. Pero además, fue muy contundente al comentar que muchos doctores, especialistas, que tienen sus consultorios en hospitales de lujo, que tienen sus consultorios particulares, ahí prestan sus servicios, atienden a sus pacientes de la mejor manera. Me comentó que sus colegas son unos profesionales en toda la extensión de la palabra, ya que saben que en muchas ocasiones tienen que trabajar con las uñas y así lo hacen, pero siempre salen adelante con sus pacientes.No se puede culpar al personal, como tampoco a las instalaciones del servicio que ahí se presta, se deben de culpar a las diferentes autoridades, las cuales por más peticiones que se le hacen, simplemente no voltean hacia el Hospital General y dejan que los días, los meses y los años sigan corriendo, sin pensar que entre tantas cosas buenas que se hacen, de pronto algo falla y es cuando todos hacen leña del árbol caído. Este hospital tiene su historia y en sus pasillos se pueden observar personas que vienen de ejidos alejados de la región lagunera, siempre en busca de la ayuda que les puedan prestar a todos.


walter.juarez@milenio.com