Vida Cotidiana

Homologar reglamento

Después de las diferentes reuniones que han tenido los alcaldes de la zona metropolitana, Lerdo, Gómez Palacio, Torreón y Matamoros, en las que mucho han platicado sobre homologar algunos reglamentos, iniciando con los de Vialidad y Movilidad Urbana, se realizó un foro convocado por las comisiones de regidores.
Ahí platicaron largo y tendido, hasta llegar a algunos acuerdos, como son ya no permitir que se tire basura desde los autos, la obligación de contratar un seguro de daños a terceros, además de cobrar 60 salarios mínimos a conductores ebrios.
También existe la propuesta de crear leyes que protejan a los ciclistas y multar a los motociclistas que manejan en sentido contrario, que no respetan los semáforos y que invaden las banquetas.
En esta reunión, en la cual participaron representantes de diversas organizaciones del sector productivo, así como representantes de la sociedad civil, se habló bien y bonito, salieron a relucir muchas inquietudes, en pocas palabras, hubo muchos sueños de los que difícilmente se pueden convertir en realidad.
Ejemplos hay muchos y de entrada, se puede decir que pensar en capacitar a los oficiales de Vialidad es algo bueno, ya que muchos de ellos desconocen el mismo reglamento, pero lo difícil será cambiarles el “chip”, su forma de trabajar, ya que están acostumbrados a pedir “mordidas” en lugar de realizar infracciones.
Las propuestas son buenas, el homologar el reglamento es necesario, pero se necesita una buena campaña dirigida al ciudadano, al automovilista, para crearle conciencia en los problemas que puede ocasionar el no respetar la ley.
Todos los días observamos conductores particulares, taxistas, choferes de ruta y todo lo que traiga ruedas, que no respetan el reglamento de Tránsito y mientras no se ataque ese problema, difícilmente se podrán conseguir buenos resultados.
Se puede decir que se homologarán las multas por pasarse un rojo, conducir sin licencia, manejar a exceso de velocidad, hablar por celular. También multarán a los que circulen con placas vencidas, no traigan tarjeta de circulación y por muchas faltas más. Lo malo, es que quienes las aplicarán serán los agentes de Tránsito. En pocas palabras, es afilarles los dientes para que muerdan mejor.


walter.juarez@milenio.com