Vida Cotidiana

Guerra sucia

En las campañas a las elecciones para gobernador, diputados y alcaldes en el estado de Durango, se han presentado los mismos problemas de siempre, la guerra sucia, las descalificaciones, los ataques entre los candidatos, daño a la propaganda, pero lo más común que se ha visto, es el abandono de militantes a sus partidos, tal y como sucediera con priístas y panistas.

Se esperaban unas campañas tranquilas, en las cuales los candidatos salieran a presentar sus propuestas, lo que habrán de hacer si llegan a triunfar, tratando de ganarse a los ciudadanos.

Pero parece que está sucediendo todo lo contrario, ya que en cada oportunidad que se les presenta, los abanderados de los diferentes organismos políticos, empiezan a lanzar ataques y los afectados, de inmediato los contestan, por lo que están entrando en unos dimes y diretes que en nada ayudan a estas campañas, que además de estar desangeladas, lo único que se está logrando es que los ciudadanos en edad de votar no los tomen en cuenta, que no les hagan caso, por lo que al final tendrán repercusiones, ya que muchos no saldrán a emitir sus sufragios.

El día de las elecciones, es muy fácil decir que como siempre, el abstencionismo resultó el gran ganador y cómo no, si muchos votantes no les creen a los candidatos, sienten que no traen nada bueno, ya que los abanderados pareciera que están amarrados y no salen de decir que van a castigar a los corruptos, que habrán de meter a la cárcel a aquellos que se han enriquecido a costa de las arcas gubernamentales.

Pero estos candidatos saben que es lo único que pueden prometer, ya que no pueden hablar de realizar grandes obras, luego de ver que el gobierno federal está en problemas, que ha realizado recortes al presupuesto y quien gane, sabe que tendrá que trabajar con las uñas, ya que sería impensable en prometer lo que saben que no podrán cumplir.

La guerra sucia empezó con el “pirataje” de militantes de uno y otro partido, después se vino la acusación tanto de priístas como de panistas del daño a su propaganda política y los ataques siguen a la orden del día.

Ahora, ya no son los grandes partidos los que se quejan, el que está molesto es el candidato independiente a la alcaldía de Lerdo, Fernando Ulises Adame, quien señaló haber sido víctima del retiro de pendones. No cabe duda que esta guerra sucia todavía no llega a mitad de camino y todo parece indicar que dentro de poco llegarán los ataques directos de todos contra todos. 


walter.juarez@milenio.com