Vida Cotidiana

Golpes bajos

El proceso electoral para elegir diputados, alcaldes por un año y gobernador ya ha iniciado, por lo que la “guerra” entre los aspirantes comenzó fuerte y los golpes bajos se han estado presentando. La gente de Acción Nacional tiene tres aspirantes a la gubernatura, Isidro López, alcalde de Saltillo, el diputado federal Guillermo Anaya y Luis Fernando Salazar, senador con licencia.

Durante los meses de noviembre y diciembre pasados, Luis Fernando empezó a aparecer por todos lados, se le veía hasta en la sopa, ya que alguien le dijo que tenía muchas posibilidades de ser el abanderado del PAN al gobierno estatal, por lo que se empezó a mover, empezó a decir muchas cosas, le tiró al gobierno estatal y ni su “gurú”, Guillermo Anaya, así como Jorge Zermeño, se salvaron de las habladurías del niño azul.

Pasó el tiempo y parece que ya se dio cuenta que ni tiene oportunidad de ser el candidato, pero también se dio cuenta que simplemente no lo quieren. Hace una semana empezaron a circular volantes en diferentes sectores de Torreón, en los cuales se habla de una supuesta encuesta en la cual están empatados Isidro López y Memo Anaya, relegando a Luis Fernando Salazar. Claro que la encuesta no trae firmantes y es un panfleto absurdo que nada dice y que no tiene credibilidad.

En el PRI, el único de los aspirantes que ha seguido manifestándose, pero en redes sociales, por twitter principalmente, es Miguel Riquelme Solís, exalcalde de Torreón, quien en la Noche Buena se la pasó visitando liderazgos, en algunos días de Navidad estuvo recorriendo el estado y en Año Nuevo, se reunió con personas que sabe le pueden acarrear votos en una elección interna. De los demás aspirantes ni sus luces y lo que si se ha visto, es que los ataques por debajo de la mesa hacia Riquelme, también han empezado. En Torreón, se espera una pelea muy cerrada entre los candidatos a diputados y a la alcaldía, ya que los panistas van con todo y quieren la alternancia. No cabe duda que esto es solo el principio y todo indica que habrán de darse hasta con la cubeta.


walter.juarez@milenio.com