Vida Cotidiana

¿Ganan o pierden?

Entre la militancia panista hay muchas dudas sobre el futuro de sus candidatos a las diputaciones locales, ya que no saben si el triunfo de Bernardo González sobre José Ángel Pérez, en la elección a la dirigencia estatal del blanquiazul, fue para bien o para mal.
Muchos miembros no saben si ganaron o perdieron con la elección de Bernardo González, ya que de todos es conocido que el que realmente seguirá dirigiendo los destinos del PAN es Guillermo Anaya Llamas, actualmente diputado federal.
Saben que lo sucedido, puede traer un divisionismo más marcado al interior del partido, ya que el grupo de Jorge Zermeño y José Ángel Pérez, no está nada contento con el resultado, sabe que algo hay atrás que está moviendo a la gente en su contra, debido a que el equipo encabezado por Guillermo Anaya, el senador Luis Fernando Salazar y el legislador local Fernando Gutiérrez, así como Jesús de León Tello, mantiene un férreo control con los delegados del partido.
Carlos Orta Canales, sabe que el continuismo persistirá en Acción Nacional, ya que su sucesor en la dirigencia estatal es gente que maneja Guillermo Anaya, por lo cual durante los próximos años se seguirá viendo más de lo mismo.
Pero en Torreón hay preocupación, ya que el sentir de algunos panistas es que el PRI habrá de llevarse las cuatro diputaciones locales, debido a que todo parece indicar que el diputado federal Guillermo Anaya no será profeta en su tierra, ya que además de no contar con buenos perfiles, salvo la contadora Natalia Virgil, tendrá a toda la maquinaria de José Ángel y Zermeño en contra.
Deben de saber los candidatos a las curules estatales que su lucha se antoja estéril, que en Torreón el PAN no cuenta con una estructura que pueda responder el día de las elecciones, como también saben que no pueden estar a expensas del voto duro o el voto de castigo para salir triunfantes.
Pero hay algo más que juega en contra del PAN, que estas son elecciones intermedias, que ahora los candidatos van solos, no hay un abanderado que los respalden, por lo que tendrán que rascarse con sus propias uñas. Antes, los panistas comentaban que no hay divisionismo, hoy, lo confirman y culpan al que maneja los hilos.


walter.juarez@milenio.com