Vida Cotidiana

Divide y vencerás

Ya empezaron a tirarse entre panistas y morenistas, se están lanzando con todo, mientras que los priístas empiezan a ver los toros desde la barrera. En Torreón, ya se registraron los tres candidatos a la alcaldía, Jorge Zermeño, del PAN, Antonio Gutiérrez Jardón, del PRI y por Morena Ignacio Corona.

No cabe duda que Zermeño Infante en los últimos días no las ha traído todas consigo y con la llegada de otro panista a la candidatura, vestido con el traje de Morena, todo indica que no le habrá de ir nada bien en las elecciones del primero de julio.

La gente del PRI trae su propio juego, sabe si divide, habrá de vencer y eso es lo que está haciendo, ya que por un lado está trabajando con sus liderazgos para lograr un número definido de votos, mientras que por otro está alentando a Nacho Corona, quien es apoyado por muchos panistas para pegarle al actual alcalde.

En San Pedro, hay un pleito casado entre la misma de siempre, Martha Wong, quien si no va por el PRI, va por el PAN o el PRD y ahora quiere ser la candidata de Morena, pese a que ya se había registrado Iris Cervantes acompañada de Armando Guadiana. En Matamoros, se registró Horacio Piña para contender a la alcaldía representando a Morena, mientras que “El Chito” Marrufo quiere seguir teniendo fuerza y poder en Francisco I. Madero, por lo que por sus pantalones se registró como abanderado de Morena a la alcaldía, pese a que en ese municipio el mismo partido ya había nombrado a otro candidato. Esto es lo que quiere el PRI, que haya divisionismo, que se empiecen a pelear, pero lo mejor, que se dividan los votos para que el día de las elecciones,  los candidatos de Morena queden con pocos sufragios.

Esto que sucede en La Laguna de Coahuila, es lo que se observa a nivel nacional, en donde el priísta Antonio Meade está dejando que Jaime Rodríguez “El Bronco”, haga la guerra sucia en contra de López Obrador, mientras que Margarita Závala, en contra de Ricardo Anaya. Este panorama no es nada alentador para “El Peje” y su gente, ya que todo indica que los votos que pensaba que tendría a su favor, se los pueden llevar otros. Sólo hay que darle tiempo al tiempo. 


walter.juarez@milenio.com