Vida Cotidiana

Dio identidad

Se podrán decir muchas cosas del padre José Rodríguez Tenorio, se hablará de él sobre su sueño de realizar una réplica de Tierra Santa en el complejo del Cristo de la Noas. También se dirá que fue un padre grillo, que fue un sacerdote que estuvo siempre muy cercano a los diferentes sectores de la sociedad, que lo mismo tenía trato con el sector empresarial que con la clase política y no se diga con la gente del pueblo. Pero algo que se tiene que decir es que Rodríguez Tenorio, fue una persona que realmente le dio una identidad a la Comarca Lagunera, ya que en el territorio nacional se reconoce a la región por su Cristo de la Noas, por esas instalaciones enclavadas en el cerro, las cuales se pueden ver desde diferentes puntos tanto de Gómez Palacio como de Torreón. Sabemos que esta región es muy conocida en el país por su cuenca lechera, lo mismo que por el equipo de futbol Santos Laguna y por los Vaqueros en el beisbol profesional, pero realmente quienes vienen a visitar La Laguna, lo primero que piden es que los lleven a conocer ese santuario que se encuentra en el Cerro de las Noas, ver esa capilla hecha de piedra, esa réplica de Tierra Santa y ese monumental Cristo, así como la Cruz que está en un costado. La vista desde ese complejo es maravillosa, se pueden apreciar las tres ciudades que unen a la zona metropolitana, se observan varias empresas, lo mismo que los parques industriales y el sitio es un punto de referencia para los amantes de la fotografía. El padre Rodríguez Tenorio siempre buscó ir más allá, nunca se conformó, ya que en todo momento trató de que el lugar fuera más allá con un teleférico, el cual partiera del centro de la ciudad. También tuvo la ilusión de construir un restaurante en ese complejo, pero la inseguridad que se dejó sentir hace algunos años, provocó que el proyecto no se realizara. Son sueños que dejó pendiente el párroco que le dio identidad a esta región y lo que se puede esperar, es que las personas que se hagan cargo del complejo del Cristo de la Noas, puedan lograr que el mismo siga creciendo, que siga siendo el lugar para ser visitado por propios y extraños. Ojalá que Miguel Riquelme, alcalde de Torreón, pueda cumplir con la construcción del teleférico y que algún empresario se anime a darle seguimiento a la construcción de un restaurante, el cual contaría con un mirador desde el cual se podría apreciar la zona metropolitana. 


Walter.juarez@milenio.com