Vida Cotidiana

Día del Niño diferente

Hace algunos años, los festejos del Día del Niño en algunos planteles educativos, se realizaban con muchos protocolos de seguridad, ya que existía siempre el temor de la inseguridad, de la violencia o mejor dicho, de aquellas balaceras que se presentaban a cualquier hora del día.

Realizar un festejo a los pequeños en algún parque, ni pensarlo, por lo que los maestros de acuerdo con los padres de familia, preferían llevarlos a cabo en el interior de las escuelas, para así evitarse cualquier contratiempo.

Aquellos años fueron difíciles para los niños, muchos de los cuales preguntaban tanto a los padres de familia como a los profesores qué era lo que sucedía, porqué tenían que llegar corriendo a las aulas, no salir de las mismas y al término de clases, volver a correr para irse a sus hogares.Esos niños que bajo la violencia empezaron a crecer, sabían que no tan fácil podían salir a las calles a jugar futbol, a disfrutar en cualquier esquina con sus amigos, ya que corrían el riesgo de que los confundieran con delincuentes rivales y les hicieran algo.

En esos momentos, los niños aprendieron que lo mejor era parapetarse, tirarse al piso y esperar hasta que sus padres en sus casas les dijeran que ya había pasado todo, mientras que en las escuelas pasaba lo mismo, ya que tenían que seguir las medidas de seguridad, para evitar ser víctimas de alguna bala perdida.

La niñez de esos pequeños fue difícil, muchos la tuvieron que pasarla prácticamente encerrados a piedra y lodo, ya que el temor de los padres era mucho y cuando salían, lo hacían en familia, pero jamás solos. Ahora son tiempos diferentes, volvió la tranquilidad a la región lagunera, ya se puede ver a los pequeños correr en las calles, jugar futbol o simplemente disfrutar del momento.

En estos días, varios organismos no gubernamentales, prepararon festivales para festejar a los niños, algunas empresas ya realizan eventos para los hijos de los trabajadores y en las escuelas se llevan a cabo festejos a los pequeños, sin el miedo a que se presenten hechos violentos como.

No cabe duda que ser niño es lo mejor de la vida, nada debe de preocuparlos, deben de jugar, pasear, convivir, disfrutar su niñez y cuando sean grandes, ya el tiempo dirá, pero en estos momentos, ellos deben de ser felices y nada más. 


walter.juarez@milenio.com