Vida Cotidiana

Después de mucho

Recuerdo que hace muchos, pero muchos años no se instalaba una empresa en el municipio de Torreón, como también recuerdo que durante la administración pasada el entonces alcalde Eduardo Olmos Castro, realizó varios viajes al Viejo Continente y Asia, para invitar a los empresarios de aquellas regiones a que invirtieran en el municipio.
No pasó nada, ya que ninguna llegó y solamente hubo algunos acercamientos que no fructificaron. El que fuera titular de Fomento Económico en ese entonces, Félix Aizcorbe, se la pasó diciendo que llegarían inversionistas y la verdad, debemos de reconocerle al señor que acertó, que esos inversionistas son los que llegaron a llenar de tiendas de conveniencia la ciudad. Fueron los únicos inversionistas que arribaron al municipio.
Ahora, parece indicar que las cosas están cambiando, que después de mucho tiempo una empresa vuelve a abrir sus puertas en Torreón y es la Toyota Bashoku, la cual ya se encuentra ubicada en el parque industrial La Amistad, en Torreón.
Se dijo que habrán de maquilar vestiduras y asientos automotrices, además de generar de entrada más de mil empleos y la inversión realizada es de 160 millones de pesos. Algo es algo, ya que decir mil empleos es fácil, pero llevarlos a la realidad es muy complicado, luego de años en que las empresas empezaron a cerrar y el desempleo se convirtió en una constante.
El gobernador Rubén Moreira ha viajado constantemente a otros países para ofertar a Coahuila, pero principalmente a Torreón, por lo que el mismo mandatario estatal dijo que muy pronto habrán de llegar más empresas a la región lagunera, las cuales generarán empleos y dejarán una derrama económica importante.
Debemos de mencionar que la empresa que abrió sus puertas no es desconocida, ya que actualmente en el municipio de Francisco I. Madero cuenta con una planta, en la cual se le trabaja a las marcas BMW y General Motors.
Ahora, sólo falta que el alcalde en turno, Miguel Riquelme, no quite el dedo del renglón, que promueva más al municipio, con la finalidad de atraer empresas y empezar a terminar con el fantasma del desempleo. En la administración pasada el problema era la inseguridad y ahora que el ambiente ha cambiado, es el momento para ofertar a Torreón y su mano de obra calificada.


walter.juarez@milenio.com