Vida Cotidiana

Derechos vehiculares

De nueva cuenta se han presentado operativos de Tránsito y Vialidad para detectar autos que circulen sin haber pagado sus derechos vehiculares, para esos vehículos que no traen placas, que portan láminas de varios años atrás o que traen sus permisos vencidos.

Esos operativos han puesto en alerta a algunos automovilistas, quienes ven que no se está midiendo con la misma vara, ya que a ellos les aseguran sus vehículos nacionales, pero los oficiales no hacen lo mismo con los dueños de vehículos extranjeros, esos que traen engomados o cartones de alguna de las organizaciones terminadas en “paffas”, quienes circulan tranquilamente por cualquier rumbo de la ciudad y de la zona metropolitana.

Pero en fin, los problemas para los dueños de autos nacionales en Coahuila, parece que no son solamente los operativos, también lo son los gastos que se generan con el cambio de placas, el cual ya se anunció para el próximo año, y como es costumbre, tendrán un costo elevado, aunándole a esto los demás rubros que aparecen en los derechos vehiculares, entre los cuales destaca la tenencia, lo que obligará a tomar dos decisiones, empezar a ahorrar dinero para solventar las placas nuevas o plaquear en Gómez Palacio o Lerdo, pese a que a las autoridades de Coahuila digan que eso no se puede hacer.

En estos momentos, en Torreón se observa una gran cantidad de vehículos con láminas de Durango, ya que el sacar documentos del vecino estado sale mucho más económico, no se paga tenencia y eso es una forma de ahorrarse miles de pesos.

Pero también hay que agregarle del otro lado del Nazas las placas se cambian cada seis años y no se pagan tantos derechos vehiculares.No cabe duda que muchos torreonenses no tienen otra opción que la de conseguir la dirección de algún amigo, sacar una licencia de Durango y tramitar una credencial de elector como si se viviera en Gómez Palacio o Lerdo.

Esto es ya una práctica muy común, debido a que las autoridades estatales de Coahuila no dejan opciones y ante la crisis económica, muchos dueños de autos nacionales prefieren traer placas de Durango, para así ahorrarse muchos miles de pesos y evitar a los voraces agentes de Vialidad, quienes están diariamente a la “cacería” de vehículos sin documentos, para pedirles su “mochada” o llevarlos al corralón. 


walter.juarez@milenio.com