Vida Cotidiana

¿Cubetazo o tirar el agua?

Mientras que unos han tomado el lado positivo del famoso ice bucket o baño de agua enfriada con hielo o “cubetazo de agua fría”, otros lo ven mal. Para empezar, este “cubetazo” inició con un buen fin, para ayudar a aquellas personas que tienen esclerosis lateral amiotrófica, una enfermedad degenerativa del tipo neuromuscular.Los que padecen esta enfermedad, sienten como si los estuvieran bañando con agua helada y es por eso que nació el “Ice Bucket Chalenge”, el cual busca conseguir ayuda económica para poder realizar más investigaciones y se pueda lograr obtener alguna cura.Todo inició bien, pero parece que posteriormente y como muchas cosas, la gente empezó a darle un giro burlón al “cubetazo”, no faltaron los “memes” y aquellos que hasta se burlan de lo que la gente hace para participar en el ice bucket.Pero también está el otro lado de la moneda, esos que con justa razón critican este reto, ya que no se les hace correcto el tirar agua, cuando hay lugares en los cuales las familias tienen que recorrer kilómetros para conseguir una cubeta con el vital líquido.En estos momentos artistas, deportistas, políticos y ciudadanos comunes y corrientes, realizan el famoso reto, que ha decir verdad, tiene un buen fin, el de recaudar dinero para aquellos que, sufren por esta enfermedad que hasta el momento no ha encontrado una cura.Lo importante en estos momentos, es que se está haciendo conciencia, que hay gente que se preocupa por aquellos sufren diversas enfermedades y que ahora aquellos que padecen la esclerosis lateral amiotrófica, ya no estarán solos.Pero también se hace conciencia sobre la importancia del agua, la importancia de no tirarla y de saber que este líquido que en algunos sitios sobra, en otros no lo encuentran para poder subsistir.La región lagunera no ha escapado a la fiebre del “cubetazo” de agua helada, hemos visto o escuchado de todos aquellos que han participado en este reto, ya que además de darse un buen chapuzón con agua pasada por hielos, también han tenido que abrir sus carteras para donar unos cuantos pesos a la noble causa. No cabe duda que este reto pronto acabará, ya que en internet siguen apareciendo otros más. 



walter.juarez@milenio.com