Vida Cotidiana

Corre el dinero

Desde la noche del pasado jueves, ya había personas esperando que dieran las 12 para poder entrar a realizar las famosas compras del “Buen Fin” en diferentes centros comerciales, los cuales obviamente aprovecharon el “consumismo” desmedido de muchos laguneros, quienes sin importarles el endeudarse nuevamente a 18 meses, volvieron a la carga y compraron con sus tarjetas de crédito artículos varios.
Hubo comercios que realmente bajaron sus precios, otros hicieron sólo descuentos de 5 y 10 por ciento, pero con la “fortuna” que los consumidores podían pagar con sus tarjetas de crédito y a largos, pero muy largos 18 meses sin intereses. Se podían observar en las cajas registradoras de algunos centros comerciales, las largas filas de quienes acudieron a aprovechar el “Buen Fin” y se veía que en sus carritos, algunos con dos o tres, transportaban la clásica televisión con la más moderna tecnología y todo para poder ver el martes por la noche el juego de la selección mexicana frente a la de Nueva Zelanda, por el pase al mundial de Brasil a celebrarse el próximo año.
Fue mucha la publicidad que se realizó para invitar a los mexicanos a realizar sus compras en el “Buen Fin”, algunas empresas adelantaron parte del aguinaldo, lo mismo hicieron algunas administraciones municipales o estatales, así como el gobierno federal, para que los trabajadores “aprovecharan” las “grandes” ofertas que los comerciantes ofrecen en estos días.
De verdad que fue curioso ver cómo desde la noche del jueves muchos laguneros ya estaban en espera de que los grandes centros comerciales abrieran sus puertas, recordando lo que sucede en Estados Unidos el “Día de Acción de Gracias” o el llamado “Viernes Negro”, en donde los norteamericanos se arremolinan para realizar compras de pánico, pero con la ventaja que en el vecino país del norte, los comercios sí cumplen, las ofertas que se hacen son reales y se observa que los descuentos son del 50 por ciento o más.
En México, obviamente eso no sucede y lo que si se logra, es que con descuentos “chiquitos” las deudas sean “grandes”, debido a los meses en que se tienen que pagar. En fin, llegó el “Buen Fin” y hay quienes con dinero en efectivo, realmente aprovechan una que otra oferta y sin necesidad de endeudarse, como lo hace la mayoría de los que consumen en estos días.


walter.juarez@milenio.com