Vida Cotidiana

Castigo ejemplar

Tras la finalización del partido entre Santos y Chivas, ya cuando todo mundo se encontraba listo para regresar a sus hogares, de pronto se encontraron aficionados de los Guerreros y del Rebaño, por lo que se empezaron a decir de todo hasta terminar en una gresca campal.

Esto ya no debe suceder en ningún evento y por ello se espera que la nueva reglamentación autorizada por el cabildo, para castigar a todos aquellos que cometan desorden, sean realmente aplicada.El alcalde Miguel Riquelme sabe de la importancia de la reglamentación, por lo que habrá de estar al pendiente que la misma se aplique a los rijosos.

El juego de semifinales en el Territorio Santos Modelo, realmente le dio vida a la región lagunera, ya que según palabras del propio presidente municipal, se logró una importante derrama económica.

Si los juegos del Santos dejan buenos dividendos, no se debe de esperar a que se sigan presentando hechos violentos, hechos que alejen a las familias del estadio y que provoquen que personas que llegan de otras ciudades del país y del Valle de Texas, dejen de venir por temor a ser víctimas de los vándalos.

Ojalá que el alcalde le dé un seguimiento puntual a la situación de todos los rijosos que fueron detenidos, que realmente sean castigados y que las multas que les apliquen, sean de las que duelan para que estos energúmenos no vuelvan a meterse en problemas.Vemos que en el Distrito Federal, en Guerrero u Oaxaca, hay vándalos que durante alguna manifestación, destruyen todo lo que se encuentran a su paso, sin importarles el dañar patrimonio histórico, afectar comercios y en ocasiones hasta meterse a robar.

Después de que unos cuantos son detenidos, los amigos van en su ayuda y tras hacer presión, obligan a las autoridades a que los dejen en libertad, lo cual provoca decir que la ley no es pareja.

Ojalá que el alcalde Miguel Riquelme no se deje presionar, haga cumplir la ley y que quienes participaron en los pleitos, que estos seudoaficionados sean castigados.Por fortuna las cosas no pasaron a mayores, el Santos no recibió gol en contra y el domingo en Guadalajara todo puede suceder. Salvo estos hechos, se puede decir que hubo saldo blanco, pero no cabe duda que lo mejor fue la derrama económica que generó este juego de semifinal. 


walter.juarez@milenio.com