Vida Cotidiana

Campañas

Están por iniciar las campañas a gobernador, diputados locales y alcaldes, en el estado de Durango, por lo cual el ambiente entre los políticos se ha tornado ríspido. Los candidatos a suceder a Jorge Herrera están sufriendo, ya que el panista-perredista con corazón tricolor, José Rosas Aispuro, está sufriendo con sus abanderados a las alcaldías, ya que la rebatinga por las regidurías está en su punto más álgido, ya que son varios los grupos que quieren estar en los cabildos, para asegurarse un sueldo durante tres años.

En Gómez Palacio los panistas parece que se sienten desplazados por los perredistas, quienes están buscando las primeras regidurías, ya que todos dicen traer “línea” de Rosas Aispuro, además y por si fuera poco, aseguran que Marcelo Torres Cofiño, ya les dio el visto bueno.

Por parte del PRI, el abanderado a la gubernatura Esteban Villegas tendrá que tener paciencia, ya que pese a que los cuadros ya están conformados, pese a que ya se tienen definidos a los próximos ediles, habrá de dejar en el camino a muchos que lo han apoyado, a quienes en caso de ganar las elecciones, los tendrá que recompensar en su administración estatal o bien, en las diferentes alcaldías.

Son muchos los tiradores y pocos los puestos, ya que en el PRI todos quieren acomodo, empezando por las diferentes organizaciones como la CTM o CNOP, entre muchas otras.

De los demás partidos como Morena, realmente por más que puedan gritar y patalear de que existen, realmente en el estado de Durango simplemente no tienen presencia, por lo que su futuro en las próximas elecciones se vislumbra sombrío y con derrotas por todos lados.

En los primeros días del mes de abril, se empezarán a escuchar los spots de los candidatos que ya están autorizados por el Instituto Estatal Electoral, por lo que habrá que soportarlos, pero también empezará el desfile de los abanderados, quienes iniciarán con las promesas de siempre, casi asegurando que acabarán con todos los problemas que se viven en el estado de Durango, como si tuvieran una varita mágica.

Pero además, no se duda que empiecen también los ataques directos para denostar a los rivales, algo que es muy común en cualquier campaña, sea federal, estatal o municipal.

En estos momentos los candidatos a la gubernatura se encuentran en sus “cuarteles”, están velando armas y esperando el momento para salir en la búsqueda del voto, mientras que los que van por las alcaldías y diputaciones locales, habrán de esperar unos días más para empezar con sus discursos, los cuales habrán de sonar más a puro rollo que a realidad. Serán dos meses de campañas y no hay más remedio que aguantar a los candidatos. 


walter.juarez@milenio.com