Vida Cotidiana

¿Campañas?

Los candidatos a diputados federales, tanto de Coahuila como de Durango, están pasando prácticamente desapercibidos y salvo por aquellas personas que los ven llegar a sus colonias, o bien, por sus amigos o familiares, quienes aceptan portar una calcomanía en sus vehículos, se puede decir que están en una contienda electoral, , ya que de lo contrario, se pensaría que en La Laguna todo sigue igual.La verdad es que estas campañas son muy vigiladas, ya que los abanderados de los diferentes organismos políticos nada pueden hacer, están muy acotados, poco es lo que pueden ofrecer en cuestión de publicidad o regalos a sus pocos seguidores y lo que pueden entregar, lo realizan por “debajo del agua”.

Pero qué sucede con las dirigencias de los partidos políticos, las cuales parece que se han olvidado que sus candidatos deben de buscar propuestas, deben de decirle a los ciudadanos qué es lo que harán para que el país salga adelante del bache en que se encuentra.Esto parece no importarle ni al presidente del PAN, como tampoco al del PRI, al de Morena o bien a “los Chuchos”, ya que todo indica que ellos son felices con los ataques, con decirles a los mexicanos que un político trae un reloj de dos millones de pesos, que otro se roba el agua, que muchos más son corruptos y un sinnúmero de cosas que nada tienen que ver con campañas serias.En Coahuila y Durango hasta el momento se puede decir que se la han llevado tranquila, salvo lo sucedido el pasado fin de semana en Matamoros, en donde al parecer encontraron a priistas entregando despensas.

En estos momentos en que los candidatos apenas están en el arranque, se puede decir que a unos lo que les interesa es que la ciudadanía los conozca, ya que saben que no cuentan con una estructura que los respalde, mientras que el partido en el poder, sólo piensa en llevársela tranquilo, dejar que el tiempo transcurra.Apenas es el inicio, faltan muchos días para que los abanderados de los partidos recorran los distritos en busca de votos, ya que no les queda de otra luego de saber que el Instituto Nacional Electoral los vigila hasta cuando duermen.Claro que en el amor y en la guerra todo se vale y pese a la vigilancia del INE o de los mismos miembros de los partidos, las despensas han empezado a circular, lo mismo que la compra de credenciales de elector y de conciencias. 


walter.juarez@milenio.com