Vida Cotidiana

Cambio de estrategia

Hace unos días comentábamos sobre el peligro latente que existe en la región lagunera de que los delitos de alto impacto regresen, por lo que el Operativo Laguna no debería bajar la guardia para evitar homicidios violentos.Todo indica que sí la bajaron y es que en las últimas semanas la violencia extrema se ha recrudecido, varias personas han perdido la vida en forma violenta, algunas de ellas han sido asesinadas a balazos.En Gómez Palacio y Lerdo, se han presentado varios homicidios; mientras que en Torreón, dos sujetos armados llegaron hasta un bar, y ahí le dispararon al dueño, privándolo de la vida en forma instantánea y dejando gravemente herido a un cantinero.El pasado sábado por la noche llegaron dos sujetos en motocicleta hasta una cantina ubicada en avenida Juárez y Múzquiz, en el sector Alianza, para luego introducirse a la misma y empezar a disparar contra las personas que en el lugar se encontraba, dejando a una mujer sin vida e hiriendo a otras tres.El domingo fue hallado el cuerpo de una joven mujer, la cual se presume fue privada de la vida en forma violenta y además, un grupo de adictos que se encontraban en un retiro espiritual, en el ejido Santa Fe, fue rafagueado, sin que se reportaran heridos ni decesos.Ahora sí existe una verdadera preocupación de las autoridades de los tres niveles de gobierno y tan es así, que el mismo alcalde Miguel Riquelme Solís, salió a decir que no se bajará la guardia para acabar con la violencia.Durante la tarde del pasado domingo, el gobernador Rubén Moreira se reunió con el encargado del Operativo Laguna, Sergio Alberto Martínez Castuera, así como con el general Cuauhtémoc Pérez Antúnez, comandante de la XI Región Militar y con el personal del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, el CISEN.La situación en La Laguna es tan preocupante, que en domingo tuvieron que reunirse y fue el gobernador quien dijo que no se permitirá que regrese la violencia a La Laguna, que habrá un cambio radical en la estrategia de seguridad y que se tendrán más agentes.La ciudadanía vuelve tener esa sensación de peligro y de nueva cuenta muchos habitantes de la región lagunera, temen ser víctimas de la inseguridad. Ojalá que sea cierto, que lleguen los refuerzos y no empiecen las autoridades a dar “atole con el dedo”. 


walter.juarez@milenio.com