Vida Cotidiana

Cambian los momentos

Hace algunos años, en Torreón o mejor dicho, en la región lagunera, se vivían días de incertidumbre ante la violencia extrema, luego de que grupos antagónicos se declararan una guerra sin cuartel. Pero en esa guerra, a su paso se llevaron a muchos inocentes, quienes murieron en el fuego cruzado. También las familias laguneras vivieron momentos de terror, ante los cobros de piso en sus negocios, fueran pequeños o grandes, lo mismo por los secuestros y los famosos “levantones”.

Parece que todo eso quedó en el pasado y ahora la Comarca Lagunera, es diferente, se vive otro ambiente, mientras que en otras ciudades del país, en otras regiones, están sufriendo lo que aquí se vivió. El mes de septiembre a nivel nacional, fue el más violento de los últimos años, en donde parece que la muerte no para, ya que lo mismo en el estado de Guerrero hay asesinatos, que en Puebla, Guanajuato, Veracruz, Tamaulipas y no se diga en el Estado de México o en Oaxaca.

El gobierno federal se ha visto incapaz de contener esa ola de violencia que está dejando una estela de muerte, por lo que quienes en un principio pidieron que el Ejército Mexicano se retirara de las calles, ahora piden que siga, ante la nula presencia de la Policía Federal y demás cuerpos policiacos.

Esta violencia extrema que se está viviendo, ha sido caracterizada por los asesinatos de mujeres, por la aparición de jovencitas privadas de la vida en circunstancias por demás extrañas. Pero este mal de la violencia no es exclusivo de México, ya que a nivel mundial se vive igualmente una época de miedo, de terror, con asaltos, ataques armados, ejecuciones y no se diga lo que hace el Estado Islámico, el cual parece que su consigna es privar de la vida a quienes se encuentran enfrente.

En Francia, los robos están a la orden del día, mientras que en Inglaterra los asaltos a personas nadie los frena y en la India, todos se tienen que andar cuidando de todos. Mientras eso pasa en otras tierras lejanas, a las autoridades mexicanas parece que ya no les interesa bajar los índices delictivos, ya que están pensando en la sucesión presidencial del 2018, y es ahí en donde habrán de sacar el tema de la inseguridad, para utilizarlo como bandera de campaña. 


walter.juarez@milenio.com