Vida Cotidiana

CLIP vs Tránsito

Eduardo Castañeda Martínez, presidente del Consejo Lagunero de la Iniciativa Privada (CLIP), dijo que hay varios funcionarios de la actual administración municipal que no están “dando el ancho”.A lo mejor no son varios, son muchos los que le han quedado a deber al alcalde Miguel Riquelme Solís, pero las declaraciones del empresario traen algo de jiribilla, ya que al funcionario que nombró que no está “dando el ancho”, es Guillermo Flores Sánchez, director de Tránsito y Vialidad, quien permite que los agentes implementen una persecución contra los ciudadanos, con fines recaudatorios.Quizás el señor Castañeda Martínez fue víctima de los elementos al mando de Flores Sánchez, o bien, algún familiar o algún amigo, ya que el señalamiento que les hace es muy directo. Pero a decir la verdad, a los señores agentes de Tránsito y Vialidad no se les ha podido controlar, para que dejen de dar tarrascadas a los automovilistas.Cualquier ciudadano se da cuenta de la forma en que trabajan estos señores, quienes parecen cazadores furtivos, al acecho de sus víctimas, para luego detenerlos y empezar con sus peroratas, en las cuales les dicen que cometieron una y mil faltas al reglamento, que la multa saldrá en muchos salarios mínimos, por lo que es mejor una ligera “mordida.Son tan curiosos algunos oficiales de Tránsito, que cuando andan en sus patrullas, sean motos o vehículos, cambian su fisonomía, ponen cara de malos, de malditos, de ser muy “sácale punta”, todo para amedrentar a los automovilistas. Pero cuando les sale algún influyente o un “pesado”, doblan las manos.Por las noches, el panorama cambia mucho, ya que algunos oficiales de Tránsito y Vialidad se transforman y se convierten en “rápidos y furiosos”, ya que así se les observa circular por el bulevar Revolución, Paseo de la Rosita, avenida Juárez, Diagonal Reforma y no se diga por el bulevar Independencia.Se les observa muy voraces, ya que atacan a cualquier automovilista y todo para sacar dinero y quizás luego repartirlo. Ojalá que también apliquen infracciones a los taxistas que no respetan el reglamento o bien a los choferes de rutas urbanas, que son unos verdaderos cafres. Algo le pasó al del CLIP, ni duda cabe, pero hay algo seguro, el señor tiene razón en sus apreciaciones. 



walter.juarez@milenio.com