Vida Cotidiana

“El Bronco” ya cabalga

Al tomar posesión como gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, no tuvo empacho en decir que encontró la casa sucia, gracias a la corrupción de aquellos que no tuvieron llenadera, además comentó que ya Nuevo León no será botín, ya que se les había acabado la fiesta a los bandidos.

Fiel a su estilo, también dijo que se acabaron los moches y las transas, los lujos a costillas de la gente y si quieren lana, háganla honradamente. Jaime Rodríguez no se anda por las ramas y puntualizó que habrá de limpiar la casa, por lo que empezará con auditorías en todas las dependencias.

Pero “El Bronco” fue duro al decir que no habrá de pagarles a los proveedores, ya que primero revisarán que todas las cosas estén legales y sin intereses ocultos, pero si los negocios que hicieron fueron derechos, con todo gusto habrán sacar los pagos.

No cabe duda que Jaime Rodríguez no la tendrá fácil, le dejaron una deuda de casi 100 mil millones de pesos, por lo que primero habrá de buscar la forma de que llegue dinero a las arcas del estado.

“El Bronco” habrá de sentar un precedente, que aplicará mano dura en su gobierno y que no se tentará el corazón para castigar a quienes hayan incurrido en actos de corrupción, los cuales afectaron los intereses del estado.

Sabe el ya gobernador de Nuevo León, que lo que haga en sus dos primeros años de gestión, serán claves en sus aspiraciones presidenciales, sabe que como gobernador independiente, los reflectores estarán puestos en su figura y será vigilado exhaustivamente por los diferentes organismos políticos, por lo que todo lo que diga, haga o deje de hacer, podrá ser utilizado en su contra.

Jaime Rodríguez habrá de tener detractores, habrá personajes de la política nacional como Andrés Manuel López Obrador, que lo empezarán a fustigar, que lo atacarán, así como Manlio Fabio Beltrones, líder nacional del PRI y no se diga Ricardo Anaya, dirigente del PAN.

“El Bronco” en estos momentos tiene su tiempo de gracia, habrá de buscar enderezar el barco y si lo saca a flote, no cabe duda que se lanzará en la búsqueda de la Presidencia de la República, ante la preocupación de quienes también anhelan ocupar la silla presidencial, ya que ven al gobernador entrante como un serio aspirante y un rival que no cuenta con estructura partidista, pero si puede contar con el apoyo de muchos votantes.

No cabe duda que los ojos de la clase política, estarán al pendiente de la cabalgata de “El Bronco”, esperarán un reparo y que se pueda caer de la silla. 



walter.juarez@milenio.com