Vida Cotidiana

Bloqueos para todo

En la región lagunera, se ha hecho toda una tradición el realizar bloqueos, el manifestarse en medio de avenidas, en las principales entradas a los municipios, así como en las carreteras federales. En muchas ocasiones, quienes realizan este tipo de manifestaciones son los profesores, los dirigentes de organizaciones, pero también familias, muchas de ellas de colonias de la periferia.

En el municipio de Matamoros, es muy común ver como unas 25 0 30 personas bloquean el Libramiento, para exigir a las autoridades que les cumplan con las promesas.

Otras más desesperadas, lo hacen con la finalidad de que les lleven agua a sus comunidades. En Gómez Palacio, Lerdo, Madero y San Pedro sucede lo mismo, ya que la gente se cansa de tantas promesas, de que funcionarios de primer nivel les den atole con el dedo.

La principal queja de quienes se manifiestan, es la falta del agua, la cual no llega a las colonias o ejidos, por lo que al no encontrar respuesta de las autoridades, buscan la manera de que les hagan caso, encontrando en los bloqueos la única solución.

En Torreón es muy común ver como las familias colocan piedras, llantas, sillas y lo que se encuentran, para bloquear calles o avenidas, exigiendo la presencia del mismo alcalde, ya que en sus sectores habitacionales, el agua no llega ni del cielo. También se ha visto que muchas manifestaciones o bloqueos son para exigir seguridad en sus colonias, ante la ola de robos a las viviendas, robos de vehículos y los asaltos a negocios y personas.

En otras ocasiones protestan por tantos baches que abundan en sus colonias, así como para exigir bordos, ya que los vehículos pasan a exceso de velocidad y han provocado decesos.

Esta “tradición” de los bloqueos, afecta a muchos, ya que sin deberla ni temerla, automovilistas que se dirigían a sus trabajos, jóvenes a las escuelas, traileros con sus cargas de alimentos y demás vehículos que quedan atorados, pagan las consecuencias, ante la intransigencia de las familias que se encuentran en medio de las carreteras, las cuales con justa razón, exigen les den solución a sus problemas.

Pero también hay otro tipo de manifestaciones, de bloqueos, aquellos que llevan un doble fin, los cuales son organizados por manos extrañas, esas que aprovechan para llevar agua a su molino y que usan a las personas para atacar a los ayuntamientos, que utilizan los movimientos con tintes políticos.

Pero estas manos extrañas a veces van más allá y se olvidan de los bloqueos, ya que se llevan a las familias a las mismas explanadas de las alcaldías y ahí empiezan a lanzar sus consignas. En fin, de una u otra manera se manifiestan y es que sólo así les hacen caso. 


walter.juarez@milenio.com