Vida Cotidiana

Baches y socavones

Después de las lluvias en los meses de enero y febrero, se dijo en el ayuntamiento de Torreón que se iniciaría con un programa de bacheo. Después llegaron las lluvias en julio, agosto y parte de septiembre, así como las dos avenidas en el lecho seco del Nazas y el programa de bacheo, sigue brillando por su ausencia.

En un principio era una novedad el decir en una de las calles de mi colonia apareció un socavón, los baches abundan o las zanjas que dejaron los de Simas, se convirtieron en canales de riego. De la novedad pasó a la cruel realidad y ahora sí que los automovilistas están sufriendo, ya que sus vehículos son los que ya han empezado a resentir los daños.

En una visita a tres vulcanizadoras o “desponchadoras”, los trabajadores comentaron que muchos propietarios les llevan a reparar las llantas de sus vehículos, las cuales al revisarlas no están ponchadas por el característico clavo o tornillo, simplemente están dañadas por los golpes al caer en los baches.

Indicaron que algunos neumáticos están abiertos, rasgados, están dañados y todo por los filos del pavimento en los baches. A este problema hay que agregarle el de los colectores caídos, los cuales parece que no hay fecha para cuando los puedan reparar.

Pero los baches no son un problema solo de Torreón, también en Gómez Palacio abundan, por lo que la administración municipal habrá de invertir mucho dinero para repararlos.

En Lerdo, los automovilistas también sufren por tanto hoyanco, socavón y no se ve para cuándo pueda la alcaldesa ponerle remedio. En San Pedro, los habitantes del municipio ya se cansaron de exigirle al presidente municipal una solución, ya que los baches abundan, lo mismo que los agujeros o socavones en el pavimento, sin que se observe el deseo de la administración municipal por repararlos.

En Torreón, el alcalde sabe que tendrá que trabajar estos dos meses a marchas forzadas, darle una manita de gato a la ciudad antes de pedir licencia, ya que si quiere ser el candidato a gobernador o luchar por la gubernatura, tiene primero que dejar su casa limpia. Ojalá que alguien se apiade de los baches y de los automovilistas. 



walter.juarez@milenio.com