Vida Cotidiana

Arrreee, para otro

Como era de esperarse, en la recta final de las campañas empezarán las declinaciones de algunos candidatos, quienes al sentir que no tienen ninguna posibilidad de triunfar, prefieren irse con el que sienten que es la mejor opción.


José Angel Pérez, el exalcalde de Torreón y quien fuera el candidato del Partido del Trabajo a la gubernatura, decidió tirar el arpa y declinar a favor de Armando Guadiana, el abanderado de Morena. Sabemos que José Angel nunca levantó, ni siquiera ámpula con sus declaraciones, por lo que de poco le servirá a Guadiana Tijerina la declinación que hiciera a su favor. Pero sabemos que el candidato del Partido del Trabajo no es ningún tonto, que no la brinca sin huarache y que su partido a nivel nacional apoya a Andrés Manuel López Obrador, por lo que su declinación tiene un interés, el de quedar bien con “El Peje” y en el 2018 lograr algo bueno, conseguir una posición política que el PAN, partido en el cual militó muchos años, nunca se la dio.


Este es un caso solamente, por lo que en estos días veremos a otros que darán sus votos a algún candidato a la alcaldía o diputación federal, buscando con ello amarrar un buen hueso. En estos momentos la gente de Acción Nacional tiene muchas veladoras prendidas, ya que sienten que si Javier Guerrero, el candidato independiente a la gubernatura no se les une, la derrota es más que inminente.


Claro, que al final si Guerrero declina, los votos que consiga en las urnas el 4 de junio serán para él y no para Guillermo Anaya, el abanderado a la gubernatura por parte de Acción Nacional. En estos últimos días de campañas, se podrán esperar más ataques hacia el que va arriba en las encuestas, por lo que todo indica que la gente del PAN lanzará sus últimos cartuchos para denostar a Riquelme Solís. Como dicen los analistas, a ocho días de que se celebren las elecciones, las preferencias ya difícilmente cambiarán. En fin, mientras que la gente del PAN en Torreón al parecer está “trabajando” de noche visitando lideresas, la del PRI no deja de recorrer todo el municipio en busca de los votos que les aseguren la victoria. El 4 de junio está a la vista y solamente falta esperar si habrá alguna sorpresa.


walter.juarez@milenio.com