Vida Cotidiana

Amarres o declinaciones

A 10 días de que finalicen las campañas, algunos candidatos ya han empezado a pensar bien las cosas. Quienes sienten que van a la cabeza, se la llevan tranquila, no hacen mucho movimiento para no levantar olas, pero otros, los que van en segundo lugar, ya han empezado a mandar mensajes vía redes sociales, en donde anuncian que los candidatos coleros se van a unir a su equipo, que van a declinar a su favor, como parte de su estrategia de campaña y llevar agua a su molino.


El priísta Miguel Riquelme, parece que cabalga sobre caballo de hacienda, ya que un buen número de partidos lo apoyan, mientras que Guillermo Anaya, el abanderado panista, siente que el tiempo se agota, que se acaba y todavía no puede alcanzar al puntero, por lo que se le hace más que necesario que algunos contendientes a la gubernatura abandonen y declinen a su favor.


Ya se empieza a escuchar o ver en las redes sociales que Javier Guerrero, el candidato independiente y sus 200 mil firmas, podría en cualquier momento realizar el anuncio oficial que se va con el blanquiazul, para así derrotar a los que antes fueron sus amigos, los priístas. Claro que hay otro en escena con el cual no se contaba, el señor Armando Guadiana, candidato de Morena, quien en determinado momento se llegó a pensar que abandonaría el barco y se subiría al de Memo Anaya.


Pero eso no está pasando, ya que Armando Guadiana está convirtiendo a su partido en la segunda fuerza política del estado, por lo que quienes esperaban que se les uniera, se están topando con pared, lo cual al final pone en desventaja al Partido Acción Nacional, ya que los votos duros se los habrá de llevar el de Morena.


Esto indica que Javier Guerrero iría con Armando Guadiana, José Angel Pérez, quien es un enemigo del panista Anaya Llamas, también se puede unir a Morena, lo mismo que Lucho Salinas, mientras que Telma Guajardo seguirá defendiendo los colores del PRD. Ahora, el panorama para el PAN es muy oscuro, ya que al no contar con estructura, a su divisionismo y a que los otros candidatos no se le unirán, su camino a la gubernatura se torna tortuoso. Solamente queda esperar a ver qué sucede en los próximos 10 días.


walter.juarez@milenio.com