Vida Cotidiana

Alza al transporte

Después de hablar sobre las pésimas condiciones en que se encuentra el transporte urbano en Torreón, así como del mal servicio que prestan a los usuarios, los señores regidores de la Comisión de Transporte decidieron “premiar” a los del “pulpo camionero” con el aumento de un peso al pasaje.Pero no solamente eso, los taxis también se vieron beneficiados y para ellos su banderazo será de ocho pesos y cada 200 metros, sí, cada 200 metros, habrán de cobrar un peso con 20 centavos, algo que parece inconcebible.Algo debió haber sucedido para que tras un consenso, se llegara al acuerdo de incrementar las tarifas, cuando se había dicho que si los transportistas no mejoraban su servicio y no les daban una “manita de gato” a sus unidades, no habría alza.Obviamente esto no sucedió, vemos cómo por toda la ciudad continúan circulando camiones que son verdaderas chatarras, los choferes hacen lo que quieren y de aquellos camiones panorámicos, todo quedó en un sueño.Todavía falta que este incremento sea ratificado por el Cabildo en pleno y ojalá que haya regidores sensatos que estén en contra del mismo, que el alcalde Miguel Riquelme Solís eche atrás el aumento, hasta que los concesionarios cumplan con lo que se les está exigiendo.De ratificarse el incremento, serán los usuarios los que paguen las consecuencias, ya que ahora habrán de desembolsar nueve pesos para utilizar el transporte urbano. El único consuelo que queda es que la tarifa para aquellos que tienen tarjeta de pre-pago, será de siete pesos con 60 centavos.Tras la autorización por parte de la Comisión de Transporte, se habló de la misma historia, que los concesionarios tendrán que acatar el reordenamiento, además deberán de uniformar, capacitar y ofrecerles a los choferes todas las prestaciones de ley, incluyendo el seguro social.Estas mismas palabras ya las había escuchado antes y los del “pulpo camionero” a todo dijeron que sí, pero la realidad es que nunca han cumplido y estoy seguro que esta ocasión no será la excepción.Ni modo, “palo dado ni Dios lo quita” y eso es lo que están haciendo los regidores torreonenses, quienes traen autos de lujo, algunos hasta chofer y por eso poco o nada les preocupa el que los usuarios sean los que paguen las consecuencias. 


walter.juarez@milenio.com