Vida Cotidiana

Alumbrado

Mucho se ha dicho sobre el contrato de alumbrado público, el cual el ayuntamiento de Torreón firmó con la empresa Construlita, pero todo indica que el mismo parece que no convence ni a propios ni a extraños.Las autoridades municipales en esta ocasión han tratado de darle transparencia al asunto, han invitado a los empresarios y organizaciones a que revisen el contrato y la verdad, todo indica que en el pecado están llevando la penitencia.En estos momentos han hablado al respecto tanto representantes de organismos no gubernamentales, como de la iniciativa privada, quienes al externar sus posiciones, indican que hay algo en ese contrato que no los convence y por lo cual, ya hay dos ciudadanos que presentaron ante el Juzgado Tercero de Distrito una demanda de amparo, buscando evitar que se llevara a cabo la licitación del servicio de alumbrado público.Otro que también ha hablado al respecto es Ricardo Segura, de Participación Ciudadana 29, el cual ha manifestado que también ve algo raro en la licitación del contrato, por lo que también dijo que presentarán demandas, tratando de evitar que prospere la firma con la empresa Construlita.Algo no hizo bien el ayuntamiento, como para que su principal detractor, Ricardo Segura, cada ocasión que ve periodistas diga que hubo irregularidades en la licitación, que les restregué a las autoridades que fallaron en los tiempos, así como por el supuesto fallo dado cuando había tan sólo una empresa.No cabe duda que alguien estudió a fondo el contrato, ya que no es fácil desmenuzarlo, debido a las reglas con las se va a trabajar. El alcalde Miguel Riquelme estaba seguro que no tendría ningún problema para firmar el contrato, ya que según comentó que él y su gente, hicieron todo con transparencia.En lo que respecta al CLIP, el presidente Eduardo Castañeda se mostró más sereno en sus declaraciones, por lo que para él y sus representados, lo que más importa es que Construlita subcontrate a empresas locales, para así reactivar la economía en el municipio.Después de la firma, hubo algunos de los que participaron en la misma, que dijeron que “una mano blanquiazul” está detrás de los detractores, la cual quiere sacar provecho en tiempos electorales.  


walter.juarez@milenio.com