Vida Cotidiana

Agua y alumbrado

El ayuntamiento de Torreón dijo que no recibirá el pago del servicio de agua si no se cubre el de limpieza. Esa historia ya la hemos escuchado antes y la verdad que ya nadie la cree, debido a que pasan las administraciones, pasa el tiempo y se siguen presentando casos de morosos, de esos que les vale el no cubrir el adeudo, ya que saben que el Simas no les cortará el suministro del vital líquido.Por otro lado, la famosa empresa Construlita, esa que está realizando la instalación del nuevo alumbrado público, ha sido flor de un día, ya que su trabajo deja mucho que desear y eso se puede ver con lo que ha realizado en el primer cuadro de la ciudad, en donde se la pasó abriendo el pavimento por todos lados y es fecha que el cableado brilla por su ausencia.Pero no solamente es el pésimo trabajo realizado, ya que según José Luis Vázquez, gerente general de la empresa JL Vázquez Corporación Digital del Norte, la profundidad de las zanjas y el tipo de poliducto o manguera que Construlita ha instalado, no cumplen con los requerimientos establecidos.Entonces la pregunta es: ¿quién supervisa a esta empresa Construlita por parte del ayuntamiento? Ya que no puede ser posible que estén dando gato por liebre, que estén metiendo un material que no es el adecuado y el cual habrá de dar problemas en el futuro.El mismo José Luis Vázquez indicó que las zanjas deben contar con al menos 30 centímetros de profundidad y en algunos tramos solamente se le han dado 15 centímetros y todo al final habrá de generar gastos adicionales.Al parecer la actual administración quiere hacer las cosas bien, pero algo siempre le falla y es que Construlita empezó sus trabajos con retraso, después intentó acelerar el paso y ahora se ha quedado estancada.Lo mismo sucede con las famosas cuadrillas de “bacheadores”, las cuales brillan por su ausencia y solamente aparecen en los “tuit” que envía el ayuntamiento, en los cuales se dice que sí están trabajando.Y en lo que al cobro del servicio de limpieza se refiere, estamos seguros que pasará el tiempo y al final serán los mismos de siempre los que seguirán pagándolo, mientras que los morosos disfrutarán de la recolección, del servicio de agua y el ayuntamiento continuará durmiendo el sueño de los justos. Así es la vida, unos pagan para que otros disfruten. 


walter.juarez@milenio.com