Vida Cotidiana

Adiós al prepago

Tal y como se esperaba, la empresa ACS Solutions, aquella que hace seis años llegó con la novedad de cobrar el transporte urbano por medio de tarjetas de prepago, está terminando en la quiebra. Desde un principio se dijo que los trasportistas no querían este sistema de cobro, que se opondrían y además, que jamás modernizarían sus unidades.

Con el paso del tiempo, se empezó a observar que mientras algunos concesionarios cumplían con la disposiciones, compraban autobuses nuevos, cobraban por medio de la tarjeta de prepago, un gran número siempre estuvo en contra, no estaba de acuerdo en que la empresa ACS Solutions les manejara su dinero y después se los regresaran. Ahora, años después de haberse implantado ese sistema, todo indica que los del “pulpo camionero” ganaron una batalla, más no la guerra, ya que mientras que la empresa que inició este proyecto termina su contrato con pérdidas económicas, el alcalde Miguel Riquelme Solís, indicó que ya hay otras compañías interesadas en ofrecer el mismo servicio, el cual debe de continuar, para de ahí dar el paso hacia el tan ansiado “Metrobús”.

En estos momentos, el transporte urbano en Torreón es pésimo, las unidades están en malas condiciones, el servicio que ofrecen es deprimente y algunos choferes son groseros, prepotentes y no respetan a los usuarios, por lo que el alcalde en lugar de andar pensando en otras empresas, lo primero que debe de hacer es exigirle a Marcos Mora Varela, Director de Transporte, que se ponga a trabajar y que deje de hablar, ya que siempre menciona cambios, ajustes, retiro de unidades, castigo a concesionarios y todo queda en palabras que se lleva el viento. La verdad que el presidente municipal ha sido muy complaciente con Mora Varela, ya que pese a que este funcionario no da resultados, lo mantiene al frente de la dirección de Transporte. Es triste, pero los pasajeros cada ocasión en que utilizan el transporte urbano, viven una odisea, ya que tienen que utilizar camiones con falta de asientos, ventanas sin cristales y con choferes que dan un mal servicio, mientras que las autoridades municipales se hacen ojo de hormiga y nunca actúan contra los dueños de la chatarras.

El alcalde sigue pensando en las tarjetas de prepago, mientras que los del “pulpo camionero” sienten que si le ganaron a ACS Solutions, podrán vencer a cualquier otra empresa y seguir cobrando a la “antigüita”, con boleto en mano. Años han pasado y los que siempre han ganado las batallas son los transportistas, quienes saben que si quieren, pueden paralizar la ciudad al no mandar a sus unidades a trabajar. Ahora, solamente falta que también exijan un aumento al pasaje.


walter.juarez@milenio.com