Vida Cotidiana

Abuso policiaco

Cuántas ocasiones no escuchamos hablar de los abusos policiacos, cuántas veces no escuchamos decir que los policías, de diferentes corporaciones, detienen a diestra y siniestra, sin importarles los derechos humanos.

En la actualidad, parece que a muchos uniformados poco les interesa el dañar a los ciudadanos, el afectarlos físicamente y en sus patrimonios, por lo que tras detenerlos en forma violenta, los llevan tras las rejas sin importarles si cometieron algún delito o porque no traían para darles lo del refresco.La noche del lunes, un reportero de esta empresa fue agredido por un grupo de policías municipales, quienes con lujo de prepotencia, lo golpearon, lo despojaron de su cámara fotográfica y lo subieron a la patrulla, como si el periodista fuera un criminal.

El joven reportero lo único que hacía era cumplir con su trabajo, luego de que reportaran que en la clínica del Issste una pareja se había tornado violenta, la cual agredió al personal de la institución.

Fue en ese momento en que los abusivos policías llegaron y no solamente evitaron que el reportero cumpliera con su labor informativa, sino que lo jalonearon, dañaron su equipo fotográfico, le rompieron su celular y con lujo de violencia lo llevaron hasta la patrulla.

A los uniformados poco les importó que las personas que se encontraban en el hospital observaran con detalle esta agresión, que tomaran fotos y videos con sus teléfonos celulares, ya que ellos cumplían con su trabajo.

Ahora, con las redes sociales, prácticamente todo se sabe y de inmediato muchos de los presentes en la agresión al reportero, empezaron a subir tuits, lo mismo que imágenes al Facebook, con las cuales hacían referencia a lo sucedido a las afueras del Issste.

Lo que se pregunta mucha gente en estos momentos es ¿si esto le hacen a un reportero, qué no le harán a un ciudadano? No cabe duda que mientras no acaben los excesos de los policías, de cualquier corporación, la ciudanía no les tendrá confianza y el temor hacia ellos siempre existirá.Lo que sí se debe de aclarar es que estas agresiones, no solamente se dan en Torreón, sino en cualquier parte del país y en muchos casos, los policías no son castigados.

Ahora, solamente queda esperar si realmente las autoridades encabezadas por el alcalde Miguel Riquelme Solís habrán de pedir una investigación. 


walter.juarez@milenio.com