Para Reflexionar

Los pensamientos

Los pensamientos crean las emociones, las emociones provocan intenciones y éstas generan comportamientos. En una enseñanza antigua de los indios del norte de América se relata al abuelo sabio diciendo: «Yo tengo dos lobos peleando en mi corazón. Uno es vengativo y destructivo; el otro es amoroso y compasivo. Los que escuchan al viejo sabio le preguntan cual lobo ganará la pelea en tu corazón, el anciano responde: el lobo que yo alimente».
Los pensamientos que sembramos en nuestra mente crean la forma de ver la vida e incluso nuestra manera de hablar, crean también las emociones que experimentamos y dan como fruto nuestro comportamiento. Por ello es nuestra responsabilidad alimentar nuestra mente, construir nuestra vida con pensamientos correctos.
Al cerrar un ciclo anual, que son momentos de celebración y de renovación interior, en lugar de enfocarnos en lo negativo que sucede, lo que no pudimos hacer, los problemas que tuvimos que enfrentar, lo que salió mal. Consideremos también lo bueno que tenemos, los logros, los resultados alcanzados; al enfocarnos en ello, obtendremos el gozo que a veces buscamos afuera y que lo tenemos dentro.
Agradecer las buenas cosas que nos pasaron y lo bueno que tenemos, porque esto ayuda para un buen ánimo. Hacer limpieza adentro y afuera, sacar de nuestra mente y de nuestro ambiente, todo lo que no nos sirve, una limpieza que nos libere. La sencillez va unida al orden. El orden mental nos ayuda a tener las ideas claras, definir mejor nuestras metas. El orden nos ayuda a mantenernos conscientes de lo que tenemos que hacer y a percatarnos cuando no estemos haciendo lo correcto. Finalmente el equilibrio nos provee de paz interior para apreciar la belleza que nos rodea, apreciar a las personas con las que nos relacionamos y comprender a los demás.
Cuando nuestra mente está llena de asuntos sin resolver, de metas no realizadas, de sueños truncados, de negatividad y frustración, no funcionamos óptimamente. Si liberamos nuestra mente y la despejamos de negatividad, la creatividad fluirá y con ella podremos disfrutar cada momento de la vida y a las personas que nos rodean.
Que el próximo año ~utilizando las palabras del Samurai~
«Sea como sea, tómalo con tranquilidad, es decir, sosegadamente, con paz interior. Sea como sea, hazlo con los cinco sentidos, es decir, conscientemente, estando en lo que estás. Sea como sea, sigue la ley del mínimo esfuerzo, es decir, emplea las energías justas pero suficientes para llevarlo a cabo. Sea como sea, ama lo que haces, es decir, aprende a valorarlo como si fuese sagrado. Con tranquilidad, con los cinco sentidos, con el esfuerzo justo, y desde una mente clara pon el corazón con la actitud correcta, atención plena, esfuerzo justo y con respeto»


luisrey.delgado@grupolala.com