Para Reflexionar

El afecto

El afecto es un proceso de interacción social entre dos o más personas, es algo que puede darse a otro, “damos o recibimos afecto”. Entonces debe ser algo que se puede proporcionar y acoger.

Describimos los procesos afectivos como “me da cariño” o “le doy seguridad”, Parece que una diferencia fundamental entre emoción y afecto es que la emoción es algo que se produce dentro de la persona, mientras que el afecto es algo que fluye y se traslada de una persona a otra.

A diferencia de las emociones, el afecto es algo que puede almacenarse (acumularse). Utilizamos, por ejemplo, la expresión “cargar baterías” para referirnos a nuestra disposición para atender a nuestros hijos, amigos, clientes, alumnos, compañeros… Lo que significa que en determinadas circunstancias, almacenamos una mayor capacidad de afecto que podemos dar a los demás.

Parece que el afecto es un fenómeno como la masa o la energía, que puede almacenarse y trasladarse.Por otra parte, nuestra experiencia nos enseña que dar afecto es algo que requiere esfuerzo.

Cuidar, ayudar, comprender… a otra persona no puede realizarse sin esfuerzo. A veces, no nos damos cuenta de este esfuerzo.

Por ejemplo, la ilusión de una nueva relación no nos deja ver el esfuerzo que realizamos para agradar al otro y para proporcionarle bienestar.

Pero, en la mayoría de los casos, todos experimentamos el esfuerzo más o menos intenso que realizamos para proporcionar bienestar al otro.Por ejemplo, cuidar a alguien que está enfermo requiere un esfuerzo y es una forma de proporcionar afecto. Tratar de comprender los problemas de otro es un esfuerzo y es otra forma de dar afecto.

Tratar de agradar a otro, respetar su libertad, alegrarle con un regalo… son acciones que requieren un esfuerzo y todas ellas son formas distintas de proporcionar afecto.A pesar de las diferencias, el afecto está íntimamente ligado a las emociones, ya que pueden utilizarse términos semejantes para expresar una emoción o un afecto.

Así decimos: “me siento muy seguro” (emoción) o bien “me da mucha seguridad” (afecto).

El afecto es algo esencial en los seres  humanos. No oiremos ninguna opinión que niegue la necesidad de afecto que todos los seres humanos experimentamos. En este sentido, todos tenemos la sensación que la especie humana necesita una gran cantidad de afecto.

Esta necesidad se acentúa al máximo en ciertas circunstancias, como en la infancia y en la enfermedad. En resumen: (1) El afecto es algo que fluye entre las personas, algo que se da y se recibe. (2) Proporcionar afecto es algo que requiere esfuerzo y (3) El afecto es algo esencial para la especie humana, en especial en la niñez, vejez  y en la enfermedad. 



luisrey.delgado@grupolala.com