Para Reflexionar

Sexo seguro

La revolución sexual no es tema nuevo, pensamos que inició en los 60’s con los hippies que querían “amor y paz”, sexo libre y fumar marihuana, Pero desde los 20’s, se proponía la sexualidad desde una corriente liberal, cualquier forma de controlar la sexualidad era un acto represivo y que mientras menos tabúes tuviera una persona más sana sería. Estudios realizados con animales, enfatizaron respuestas instintivas de la sexualidad, desde entonces la revolución sexual tomó un tinte “naturalista”, todo lo que era natural se puso de moda.

Diferentes disciplinas como la medicina, la psicología, el derecho, entre otras, propuestas de investigación condujeron a crear los anticonceptivos, aceptar la homosexualidad como algo “normal”, hacer propuestas y modificaciones de leyes. como la legalización del aborto.

Paralelamente a la revolución sexual y quizá también gracias a ella, las mujeres tienen acceso a la educación, al trabajo, a una mejor atención durante la maternidad, y sobre todo, se dio paso a que los varones y las mujeres podamos tener relaciones más equitativas, aunque en algunos sectores de la población estos cambios aún no se expresen totalmente. La revolución sexual, como casi todo, tiene su parte positiva, buena y noble, aunque también tiene excesos que contradicen las leyes naturales.

Con todos estos cambios de mentalidad, se dio paso al “sexo seguro”, incluso han cambiado los principios morales para determinar que el sexo es “bueno” cuando se practica con protección y es “malo” cuando no se usa protección. Se piensa que es responsable el que usa anticonceptivos y es un irresponsable el que no los usa, en lugar de ver la responsabilidad como el tener dominio propio y vivir la sexualidad en un marco de amor y compromiso.

La sexualidad está orientada aunir a una pareja bajo una expresión de amor y a través de esa unión dar vida a otro ser humano. Y para que se realice en un clima de amor, confianza y respeto, el lugar adecuado es el matrimonio, ahí es SEGURO el amor y la apertura a la vida. Lo que hacen los anticonceptivos es separar artificialmente ambos fines y generar promiscuidad sexual, (se piensa que como no hay “consecuencias”, se puede tener sexo) y miedo al embarazo.


luisrey.delgado@grupolala.com