Para Reflexionar

Pasión

Eso que comúnmente llamamos pasión, por ser y por hacer algo significativo en la vida lo poseen quienes tienen la habilidad de apropiarse de sus talentos y dones para utilizarlos en la construcción de una vida plena, no solo de sobrevivir, sino inclusode ayudar a otros vivir con plenitud.

Vivir con pasión es sacar siempre la parte positiva de las situaciones conflictivas, apostar por uno mismo, romper programaciones. Escuando alguien comenta que “el momento que decidí hacer algo que me apasionaba y que no había querido hacer por miedo”, soltar amarras para recibir cosas nuevas, y otras muchas más características interesantes. Todos albergamos momentos de coraje y pasión que nos posibilitan y nos hacen competentes para poder crear un futuro mejor para nosotros y para otras personas.

El coraje alimenta nuestro entusiasmo y pasión, es una fuerza permanente que nos mueve, una disposición permanente para la acción. No se trata tanto de hacer cosas extraordinarias o espectaculares cuanto de trabajar día a día, haciendo posible que las cosas sucedan lo más cercano a lo que planeamos. De ahí que, habrá que conectar con las experiencias propias valiosas,que todos podemos recordar, donde hemos experimentado pasión por los desafíos y oportunidades.

Todos tenemos experiencias valiosas. “Conseguir serenidad”, “no juzgar a las personas”, “compartir sin recibir”, “no tener miedo al silencio”, “aprovechar la diversidad que hay en el otro”, “cambiar la mentalidad, aceptar las diferencias”, “transmitir sin imponer”, “tomar conciencia” “formación interior” “asumir conscientemente valores”, “romper los esquemas, sorprender, innovar, partir de la motivación de los hijos e identificarnos con ellos en sus deseos” y muchas más, puesdesde el reconocimiento personal de experiencias y de la aplicación del valor correspondienteobtenemos el coraje para vivir con pasión.

Sólo se puede aprender a nadar lanzándose al agua, sólo puede alguien iniciarse en la degustación de buenos vinos practicando la degustación. La adquisición de los valores sigue las mismas reglas: sólo es posible adquirirlos y desarrollarlos desde su práctica, desde la reflexión interior, desde el diálogo con otras personas para compartir las propias experiencias.

La pasión es construir autoconfianza fortaleciendo el propio sentido de vida y la relación con uno mismo. Identificar y eliminar pensamientos, palabras y acciones que roban poder y autoestima (como no puedo, tengo miedo) … Enfrentar el miedo a conflictos expresando la verdad que uno ve con firmeza y elegancia. Usar el miedo como un aliado para desarrollar músculos de valor y coraje. Remplazar lo bueno por lo excelente aprendiendo a centrar la vida alrededor de valores fundamentales. Escuchar a otras personas, sus preocupaciones, intereses y riqueza personal; sumar y multiplicar, en lugar de criticar, oponer o desechar.


luisrey.delgado@grupolala.com