Para Reflexionar

Participación ciudadana

La participación cívica son los esfuerzos que los ciudadanos realizan de manera organizada dentro de la sociedad, con el afán de mejorar la calidad de vida. Hoy es importante que los habitantes de La Laguna participen en forma activa en la resolución de problemas comunitarios, no solo porque somos los que experimentamos los problemas en forma directa sino también somos los que podemos conducir un cambio cualitativo en el desarrollo económico, político y social de nuestra región.Los miembros de nuestra comunidad podemos hacer mucho para el bienestar colectivo, ser conscientes de valores y actitudes que benefician a todos y ponerlos en práctica es el principio básico de la participación ciudadana. Valores como la solidaridad, respeto, reciprocidad y compromiso. Cuando se habla de participación social pensamos en la asistencia social, el desarrollo comunitario, la atención de los grupos vulnerables y también en acciones cotidianas como no tirar basura en la calle, respetar los turnos de participación en un dialogo, denunciar hechos ilícitos. Pero la participación ciudadana también implica participar en grandes decisiones como la orientación de la economía o las prioridades de la política donde también participan las instituciones especializadas: los partidos políticos y las corporaciones empresariales, sindicales o comunicativas. Una buena participación requiere informarse y analizar la realidad lo cual supone un ejercicio de pensamiento, conversaciones, diálogos, intercambios. Sin embargo los laguneros cada vez participamos menos y si lo hacemos buscamos que sea fuera de las instancias que menos credibilidad tienen, mientras la iglesia y el ejército son las instituciones mejor calificadas, aunque con rangos bajos, son los institutos políticos quienes inspiran menos confianza; los ciudadanos ya no creen como antes y deciden tomar los espacios para levantar a voz y hacerse escuchar.Participar en sentido estricto, es desarrollar una acción colectiva, y por tanto organizada, orientada al bien común y a necesidades sociales. No hay participación social sin compromiso. Es el proceso en que las personas toman parte en las decisiones y en el seguimiento de las instituciones y programas que les afecten ya sea como usuarios o simplemente como miembros de la comunidad. La participación social es un derecho de toda la ciudadanía y es la vía fundamental de participación en la democracia. La participación permite dar respuesta a las necesidades e intereses colectivos, poniendo en marcha soluciones a problemas concretos, y ejerciendo la presión necesaria sobre los poderes públicos para obtener también de ellos las respuestas adecuadas a los problemas.No obstante que en La Laguna hemos visto surgir grupos de ciudadanos organizados que proponen, disponen y actúan para el beneficio de la comunidad, la apatía, el desinterés, el conformismo e incluso la pereza mental son las grandes barreras para la participación ciudadana. 


luisrey.delgado@grupolala.com