Para Reflexionar

Obligaciones del ser humano

A lo largo de la historia, el ser humano ha luchado por el reconocimiento y respeto de sus derechos fundamentales. En 1948 la Organización de las Naciones Unidas integro las libertades humanas fundamentales en la Declaración Universal de los Derechos Humanos que es garante para las relaciones entre los individuos y los Estados.


Sin embargo, el mundo ha experimentado cambios como consecuencia del avance tecnológico y nuevas corrientes de pensamiento, que han generado transformaciones económicas, políticas, sociales y culturales que ofrecen un panorama distinto al de 1948. En los últimos años se ha dado mayor reconocimiento a los derechos de minorías y especies, haciendo a las sociedades más plurales y tolerantes. Asimismo, el cambio tecnológico en diferentes áreas del saber ha generado nuevos paradigmas.


Hoy vivimos al mismo tiempo pandemias de obesidad y desnutrición, se fortalecen las democracias pero persisten violaciones a los derechos humanos por motivos étnicos o religiosos, se avanza en el logro de la longevidad, pero la mortandad infantil sigue siendo un grave problema en países en desarrollo. Todo ello obliga a plantear un nuevo marco de convivencia.


La cuestión es cómo mantener el crecimiento económico, a fin de generar riqueza para todos, pero bajo estándares de sustentabilidad o cómo evitar que el cambio tecnológico se convierta en un elemento de exclusión para la sociedad y no amplíe la brecha de desigualdad.


Inspirados en el discurso que el escritor portugués José Saramago dio al recibir el Premio Nobel en 1998, un grupo de intelectuales y personalidades de distintas disciplinas se reunió para discutir sobre la necesaria creación de una Carta de Obligaciones del Ser Humano.


Ante esta tarea, la Universidad Nacional Autónoma de México y la World Future Society-Capítulo México convocó a académicos, intelectuales y pensadores de varias partes del mundo a un encuentro que pretende establecer ideas concretas, que den forma a una Carta de las Obligaciones del Ser Humano, que posteriormente se presentará ante la ONU. Aquí celebramos esa iniciativa


“… tampoco estamos cumpliendo con nuestro deber los ciudadanos que somos. Nos fue propuesta una Declaración Universal de Derechos Humanos y con eso creímos que lo teníamos todo, sin darnos cuenta de que ningún derecho podrá subsistir sin la simetría de los deberes que le corresponden. (…) Con la misma vehemencia y la misma fuerza con que reivindicamos nuestros derechos, reivindiquemos también el deber de nuestros deberes. Tal vez así el mundo comience a ser un poco mejor” José Saramago, Premio Nobel de Literatura 1998.


luisrey.delgado@grupolala.com