Para Reflexionar

Miedo

El miedo es una especie de aversión, a veces irracional, hacia un peligro esperado. Cuando sentimos miedo estamos anticipando algo que va a suceder y debemos prepararnos a enfrentarlo El miedo es un proceso mental que predice algo amenazante en el futuro.

El sentir miedo de ser abandonado, por ejemplo, y esto no ha sucedido, puede ser una ilusión o quizá se convierta en un hecho.

 La mayoría de los miedos se originan en la infancia, al experimentar miedo que internalizamos de nuestros padres o miedos basados en malas experiencias de nuestro pasado. Los especialistas nos sugieren que, para manejar los miedos, el primer paso es identificarlos, para luego, tomar responsabilidad y reconocer que sentimos miedo y buscar el origen de tal miedo. 

Si el miedo que sentimos proviene de una experiencia del pasado, como por ejemplo: miedo a los perros, quizá sea que en el pasado tuvimos una mala experiencia con un perro, o identificar si lo ha tenido alguno de nuestros padres. Esto es relevante porque muchas veces internalizamos miedos que no son nuestros.Generalmente los miedos paralizan y afectan todas las áreas de la vida.

Hay personas que no toman decisiones por los miedos que experimentan.

Otros no pueden hablar de sí mismos, o no pueden viajar, ni disfrutar de la vida. Algunos tapan los miedos con adicciones, exceso de alcohol e inclusive drogas para suprimirlo.

El miedo es una emoción saludable porque nos alerta de situaciones peligrosas. Lo importante es reconocer si los miedos que sentimos son realmente justificados o imaginarios y si son nuestros para no dejar que el miedo nos venza y a enfrentarlo para poder vivir la vida que merecemos.

Todos sentimos miedo en algún momento, sin que necesariamente se trate de un trastorno psicológico, pero aún así son sentimientos desagradables que nos pueden jugar una mala pasada, como impedirnos rendir o tener problemas en nuestras relaciones humanas.

El miedo, entonces es una “alerta” que nos ayuda a prepararnos y a disponernos para funcionar adecuadamente ante las circunstancias que se nos presentan, el problema es cuando este miedo es exagerado, amplificado o irracional.Habrá que observar el miedo, como un observador externo, el efecto que produce, los pensamientos y si estos son realistas para que el miedo sea un impulsor y no un estorbador en nuestra vida. 



luisrey.delgado@grupolala.com