Para Reflexionar

Memoria

La memoria humana, como la memoria de la computadora, permite que almacenemos información para utilizarla después. La computadora y nosotros necesitamos tres procesos implicados en la memoria. Primero “codificamos”, transformando la información de modo que pueda ser almacenada. Para la computadora significa transformar los datos en ceros y unos. Para nosotros, significa transformar datos en algo significativo, como una asociación con un recuerdo existente, una imagen, o un sonido.El segundo proceso es “guardar” la información. Para ello la computadora debe escribir físicamente el 1 y el 0 en su disco duro. Esto es similar en la memoria humana porque se produce un cambio fisiológico para que el recuerdo sea almacenado.El proceso final es la “recuperación”, que consiste en extraer la información del lugar donde está guardada e invertir el proceso de codificación. Es decir, devolver la información a una forma similar a la que fue almacenada.La diferencia entre los seres humanos y las computadoras en términos de memoria, es el modo cómo se almacena la información. La mayoría de las computadoras tienen dos tipos; almacenamiento permanente y eliminación permanente. Los seres humanos, tenemos tres modos de almacenaje distintos:Memoria sensorial, que hace referencia a la información que recibimos a través de los sentidos. Esta memoria es muy breve. Memoria a corto plazo que toma el control cuando la información de nuestra memoria sensorial se transfiere a nuestra consciencia. Ésta es la información que es actualmente activa. Y Memoria a largo plazo, relativamente permanente y prácticamente ilimitada en términos de su capacidad de almacenamiento. Tenemos bastante espacio en nuestro “disco duro”, pero utilizamos una fracción de este espacio de almacenaje. La información que se transfiere a la memoria a largo plazo es importante y significativa efecto de la intensidad emocional. Nuestras emociones fijan la información, por ello no olvidamos el día de nuestra boda, de nuestra graduación, la muerte de un ser querido y no olvidamos los aprendizajes que se transforman en celebración. Sin embargo parece que por mucho que recordemos, olvidamos aún más. El olvido es un fenómeno natural. Una cierta cantidad de información nunca llega a la memoria de largo plazo. En otras ocasiones, la información llega a ella, pero se pierde antes de que pueda almacenarse. La información que no se utiliza durante un período de tiempo se acaba desvaneciendo. Es posible que estemos programados fisiológicamente para borrar los datos que parecen no ser ya pertinentes para nosotros. La memoria es un recurso personal importantísimo para funcionar óptimamente, habrá que desarrollarla, nutrirla, y cultivarla con arte, literatura, viajes, experiencias y sobre todo con momentos familiares significativos.


luisrey.delgado@grupolala.com