Para Reflexionar

Gerente o líder

El trabajo gerencial o directivo sufre cambios enormes y rápidos, los gerentes están reinventando su actividad con muy pocos antecedentes que los guíen. En las organizaciones se contempla la desaparición de las jerarquías. Las distinciones tan marcadas de títulos, tareas, departamentos y funciones están desapareciendo.

Las tareas se realizan con una mayor complejidad e interdependencia. Además las fuentes tradicionales del poder desaparecen y  las herramientas de motivación antiguas pierden su magia.

Existe mayor presión por la competitividad que obliga a las organizaciones a adoptar formas flexibles en sus estrategias y estructuras, reducciones del personal staff y niveles jerárquicos y recompensas basadas en el desempeño.Las conexiones horizontales reemplazan los lazos verticales como canales de comunicación, las empresas exigen a colaboradores staff como a los departamentos funcionales un rol más estratégico e interdepartamental.

Se busca el abastecimiento externo, lo que antes constituía un servicio interno, formando alianzas estratégicas con proveedores que traen al interior una relación externa que modifica políticas y prácticas de la empresa.A esto le llaman los expertos “prácticas post empresariales” de emergencia pues involucra la aplicación de innovación, creatividad y flexibilidad a negocios ya establecidos.

Los expertos recomiendan a las empresas que adelgacen y se democraticen. Esta transformación que están sufriendo las organizaciones establecen nuevas relaciones, los términos de superior y subordinado o jefe y su personal ya no poseen el peso que se les daba antaño.

Las carreras profesionales dentro de la organización ya no son predecibles y directas, son mas por características personales que hacen el proceso más confuso; se está perdiendo el poder por posición y jerarquía, ya no se trata de satisfacer a los superiores para crecer dentro de la organización, se requiere interactuar, interdepender, involucrarse, participar, co-gestionar para alcanzar resultados consistentes con efectos más a largo plazo.

No se trabaja para el jefe, se trabaja para la empresa.Por tanto se requieren más “líderes que gerentes”, se pierde el status tradicional, se modifican los sistemas de compensación basados más en el desempeño (bonos) que en aumentos modestos anuales. Se establecen sociedades con proveedores clave. En las nuevas organizaciones es difícil decir quiénes son y quienes no son gerentes. 


luisrey.delgado@grupolala.com