Para Reflexionar

Empatía y relaciones humanas

Empatía o inteligencia interpersonal es la capacidad para ponerse en el lugar del otro y saber lo que siente o incluso lo que puede estar pensando. Es la habilidad de reconocer, comprender y apreciar los sentimientos y las emociones de los demás. Es una especie de radar social, pero habrá que tener cuidado, no se trata de adivinar o suponer, creer o interpretar, sino de un esfuerzo honesto por estar en sintonía con los demás.
Gandhi señalo enfáticamente que «las tres cuartas partes de los malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista»
Las personas con una mayor capacidad de empatía son las que mejor saben «leer» a los demás. Son capaces de captar una gran cantidad de información sobre la otra persona a partir de su lenguaje no verbal, sus palabras, el tono de su voz, su postura, su expresión facial, etc.
La empatía está relacionada con la compasión, porque es necesario cierto grado de empatía para poder sentir compasión por los demás. Sin embargo el proceder con empatía o ser empático no significa estar de acuerdo con el otro. No implica dejar de lado las propias convicciones y asumir como propias la del otro. Incluso, se puede estar en completo desacuerdo con alguien, sin por ello dejar de ser empáticos y respetar su posición, aceptando como legítimas sus propias motivaciones.
No es posible, ni necesario, ser amigo de todo el mundo. Sin embargo, tener la capacidad de llevarse bien con la gente que nos rodea es útil para alcanzar nuestras metas y tener un sano desarrollo.
Sólo cuando somos capaces de amarnos y aceptarnos, somos capaces de aceptar y querer a los demás. Habrá que empezar por llevarnos bien con nosotros mismos y aceptarnos como somos. Podemos aprender a escuchar y a tener en cuenta nuestras opiniones y sentimientos, así como los de otros, aunque no coincidan con los nuestros.
Junto con el intento cotidiano de ser abiertos y amables con los demás, lo más importante para las relaciones interpersonales es la honestidad, es decir, ser reales, auténticos y genuinos con los demás, conducirnos sin contradicciones ni discrepancias entre nuestros pensamientos, palabras o acciones es una condición fundamental para las relaciones humanas.
En toda relación interpersonal es esencial que los que nos rodean se sientan o experimenten que son tomamos en cuenta. Lo que lastima y separa es la indiferencia. Entender que nuestras opiniones, valores, ideologías o sentimientos no son los únicos validos, y que todos tenemos el derecho de sentir y de expresar cómo nos sentimos.
Aceptar la diversidad que existe entre las personas y al mismo tiempo desarrollar una actitud empática.


luisrey.delgado@grupolala.com