Para Reflexionar

Democracia y familia

Democracia es un concepto más ligado a la política, pero prácticamente se vive en cualquier área de la vida especialmente en la familia. La vivimos cuando nos preocupamos porque cada uno de los integrantes de la familia participe de forma activa en las actividades y decisiones, además de promover la igualdad, el respeto, el orden y la responsabilidad. La democracia es un sistema de organización en el que el poder reside en el pueblo, pero la importancia de vivirlo y adaptarlo a las reglas internas de familia es de gran valor, es una forma de inculcar en los hijos el compromiso de ser personas comprometidas dentro y fuera del hogar.

Adoptar un sistema democrático al núcleo familiar permite que las relaciones sean más justas y equitativas:

Los hijos aprenden a integrarse y a comprometerse con todo lo que ocurre dentro de su familia, pues se saben parte de ese proyecto y valoran el hecho de que sus opiniones sean tomadas en cuenta por sus padres. Con el paso del tiempo, cuando se integran a otros grupos, son capaces de colaborar y de asumir responsabilidades, porque están acostumbrados a que realmente pueden hacer algo para buscar el bienestar compartido.

Muchas personas crecieron con la idea de que no todos los integrantes de la familia tenían los mismos derechos ni obligaciones, antes era común que las mujeres fueran las encargadas de servir a los varones, ya fuera que se tratara del padre o de los hermanos; además, los niños no tenían ni voz ni voto en ninguno de los asuntos familiares, pero los tiempos han cambiado y hoy es posible que todos puedan aportar algo en favor del bien común familiar.

Frecuentemente los padres asumen que los hijos no deben enterarse de los problemas que les aquejan, sin embargo, la democracia implica informar lo que ocurre, de los pasos que se seguirán para superar conflictos en una familia, en la medida en que se comparta, cada miembro podrá dar una aportación en cuanto a ideas y sumarse a los esfuerzos que se realicen para mejorar.

Un principio democrático es la igualdad, el hecho de impulsar que todos realicen las tareas necesarias para lograr el bien común es el principio de un aprendizaje que perdurará a lo largo de la vida. Transmitir conocimientos a los hijos y entre pares a través del ejemplo, resulta más útil y enriquecedor que simplemente transmitirlo con palabras. 

Formar a los hijos dentro de un ambiente democrático ayudará hacer de ellos buenos ciudadanos, responsables, comprometidos y conscientes de la importancia de su participación en la búsqueda de mejores caminos para lograr una familia unida y un país con futuro. 


luisrey.delgado@grupolala.com