Para Reflexionar

Convivencia con la pareja

Vale la pena pensar en cómo convivimos con nuestra pareja, pues la relación de pareja se construye (o se destruye) en la convivencia, en la cotidianeidad, donde intervienen claramente “la forma de comunicarse” habitualmente, la manera como es el “estilo de negociación” utilizado para resolver sus problemas y algo muy importante en la convivencia con la pareja que es “la visibilidad del otro”Estos son aspectos que deberíamos de revisar por lo menos una vez al año, para entender cómo,en una relación íntima, nos podemos sentir plenamente percibidos por otra persona y percibir a la otra persona en sus capacidades, en su potencialidad, pues parece que la costumbre y lo cotidiano nos van alejando del “encuentro con la pareja” y ya no ser conscientes, o de que nuestra pareja se “vuelva invisible” La visibilidad implica, a menudo, descubrimiento y novedad.  

Específicamente hemos aprendido que, para crear y mantener un verdadero vínculo, los dos miembros de la unión deben esforzarse por darse a conocer, cuestión bien diferente a la de compartir rituales y relaciones mediante estereotipos y conductas adquiridas por la mera costumbre.  

Es frecuente observar cómo a los miembros de una relación de pareja se les dificulta incluso un diálogo en que ambos puedan comprender el punto de vista de su interlocutor y más aún se les dificulta aprender juntos una estrategia basada en la consideración de ambas partes, como salida funcional a los conflictosLa clave está en la “comprensión empática”, en el grado de comprensión empática que se logre en el vínculo de pareja, es decir, si somos capaces de ponernos en los zapatos del otro y entender las cosas desde su punto de vista (aunque no estemos de acuerdo necesariamente con ese punto de vista)y no solo entender al otro, sino que el otro “se sienta entendido (a) por mi” y entonces la resolución de conflictos fluye más claramente.

La comprensión empática es una variable relevante en la convivencia de pareja, determina una relación más significativa y de adaptación en las diferentes etapas en que transita una relación.

Las personas, en la convivencia de pareja,podemosfortalecernossi nos entrenamos y nos ejercitamos en ponernos en lugar del otro, establecer un diálogo constructivo, aprender a relacionarnos de una forma más significativa y negociar nuestros conflictos a favor de la relación.La comprensión empática, ayuda a no desgastar la relación con el paso del tiempo.

A “atacar los problemas no a la pareja”.A admitir errores sin perder nada. A no querer cambiar al otro, a aceptar al otro tal y como es. No es un secreto para nadie: la convivencia de pareja no es fácil y aunque exista mucho amor no resulta sencilla, se trata de dos personas con creencias, hábitos y manías habitando un mismo espacio. Sin embargo, es también la manera de ser uno mismo en la alegría de compartir. 


luisrey.delgado@grupolala.com