Para Reflexionar

Coherencia

Es sabido que si tenemos pensamientos positivos, los resultados irán acorde a dichos pensamientos, ajustándose nuestras acciones a nuestro sistema de creencias, de tal manera que exista congruencia interna.

La falta de congruencia entre nuestros pensamientos y nuestras acciones, es justamente lo que causa que nos encontremos saboteando nuestro éxito.El autoengaño es el síndrome que consiste en decirnos algo y pensar justo lo opuesto.

Es lo que hacemos cuando andamos mal financieramente y decimos “todo anda bien”. Cuando estamos con una pareja con la cual no queremos estar pero decimos “las cosas no están tan mal”.  Las palabras dentro de nosotros tienen un gran potencial. Nos podemos mentir a nosotros mismos, por ello mejor utilicemos lenguaje que podamos creer.

Como cuando decimos: “Estoy en proceso de”, “Estoy adquiriendo conocimientos”, “Estoy en camino de lograr”… etc., promovemos acción y deseo de movernos y hacer que, eso que nos decimos se convierta en realidad.

Esto no es un engaño y por tanto no genera conflicto con nuestro sistema de creencias.Congruencia es la armonía entre lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos, acorde a nuestras convicciones y valores.

Esta armonía comienza con una visión clara y consciente de quienes somos, incluyendo nuestras fortalezas y los aspectos que no tenemos todavía bajo control.Nadie genera una autonomía de pensamiento y congruencia automáticamente.

Es producto de un desarrollo, representa alcanzar una meta personal, es producto de un crecimiento. Del proceso desde la infancia a la edad adulta, del respaldo externo al auto respaldo, de la no responsabilidad a la responsabilidad.

En la madurez intelectual, psicológica y espiritual, es donde podemos demostrar una congruencia, pero desafortunadamente puede que ese proceso se interrumpa o se frustre por un medio ambiente que en lugar de respaldar nuestro crecimiento lo obstruye.

Ejemplos no faltan de ambientes familiares con ideas negativas, violencia, incertidumbre y miedo. La elección de pensar y ver el mundo a través de los propios ojos, sin autoengaños, es el acto básico de la congruencia. La congruencia se refiere también a la autorregulación, control y dirección interna, en lugar de “autoridades” externas. 


 luisrey.delgado@grupolala.com